Miércoles, 25 de noviembre de 2020

¡Casado, vete ya! (o mejor no)

A Casado le pirra hacer oposición en los juzgados: pleitear contra los 'decretos sociales', los cambios en RTVE y la forma de prometer de los diputados. “Asuntos de gran envergadura jurídica  y social”, ¡con la que está cayendo! Algunos dirigentes populares no son los únicos que señalan su inmadurez y bisoñez. Ya son muchos los políticos de todos los partidos que le acusan de que no tiene proyecto de futuro para los conservadores españoles en las próximas  elecciones, ni proyecto para liderar España. 

 Sí, mejor quédate porque lo estás haciendo tan mal que tu oposición puede durar “in aeternum”. Y con ello, la derecha rancia, sea con Suma España –o resta votos–, sea con el radicalismo conservador, tardará en gobernar el país. El caso es que tú, Pablo, no eres el único culpable, aunque haya barones peperos que te acusen de ello. Tú eres simplemente un becario fra-Casado, para gestionar el partido eventualmente, pero te ha venido muy grande este encargo. No vales “pa esto”. El PP, contigo en la dirección, está demostrando en esta pandemia del coronavirus, una preocupante debilidad. 

Has perdido más de 5 elecciones, con los peores resultados del PP en su historia. Sigues, Pablito, sin superar encuestas de intención de voto. No ganas escaños ni amigos en el Congreso. No te separas del discurso agresivo y crispado de Vox ni de la ambigüedad de Cs. Ya te lo han dicho y redicho: Casado, “no caben ya medias tintas con el fascismo y con los nostálgicos del franquismo”.

Muy esclarecedor de esta desorientación opositora, fue, hace poco, la defenestración de Cayetana Álvarez de Toledo, activada por ti mismo, que la encumbraste. Un nuevo y sonoro fracaso tuyo, en tu intento, hasta ahora imposible, de liderar una oposición comprensible y de cierto fundamento.

Ante los rebrotes sanitarios y el paro del otoño-invierno, en vez de colaborar,

armas el lío padre. Te dedicas a criticar la gestión de la pandemia para que la crisis tumbe a Pésanchez. Así, poco a poco sin pausa, vas inflando la burbuja del odio y malestar para que en un par de meses le explote a Pésanchez.

El PP no tiene más alternativa a la crisis que unas nuevas elecciones que volvería a perder. Solo le queda para derrotar al gobierno de coalición, PSOE-Unidas Podemos, echar mano del poder judicial –dominado por los populares, de mayoría conservadora–, o “agarrarse” a las cuatro o cinco autonomías que dominan.

Casado busca, en todo momento, la convulsión política sin fin, apostando por el fracaso de Pésanchez en lugar de ofrecerle un gran pacto constitucional, razonable. Y da una vuelta de tuerca más en su relación con el gobierno, pidiendo al Parlamento de la UE (sus amigos de mayoría conservadora) para que no apoyen las políticas socioeconómicas de Pésanchez y le exijan menos progresismo.

Solo haría pactos a su ´modo´, si eso implica la salida de Piglesias y UP del Gobierno. Y ello sería muy bien recibido por las instituciones de la UE y los mercados nacionales e internacionales.

A la Izquierda, a los partidos de la moción de censura a Rajoy, le encantaría que tú siguieras liderando este PP de pacotilla sin fuerza. A algunos barones peperos esa idea les pone los pelos de punta. Ellos son los que gritan: “Vete ya, Casado”. Los otros, en cambio, –el gobierno y sus amigos de la moción de censura– aplauden, “que siga, que siga así…” 

Tu España, Casado, es patria de banderas, vivas y caceroladas, que quieren que continúes. A Abascal, a Vox y a Cs, les haces falta, pero también ellos necesitan de tu PP.

Ahora amenazas con recurrir al Constitucional la reforma del Consejo del Poder Judicial que lleva dos años bloqueando intencionalmente, tras impugnar también el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general.

Te pirra hacer oposición en los juzgados: pleitear contra los 'decretos sociales', los cambios en RTVE y la forma de prometer de los diputados. “Asuntos de gran envergadura jurídica  y social”, ¡con la que está cayendo!

Desgraciadamente aún arrastras el síndrome de la corrupción pepera de los casos ´Gürtel´ y ´Kitchen´, las graves sospechas de crear la policía política –las cloacas del Estado– en la época en que ejercías de vicesecretario de Comunicación y portavoz de campaña del PP. Entonces presumías de ser alumno aventajado y mimado, con Abascal, de la FAES de Josemari Aznar. Esta es tu verdadera herencia, tu disfrazada misión y tu condena…, seguir las pautas derechistas ultraconservadoras de la factoría ideología FAES-Aznar. 

Los juzgados han considerado que el PP que acaudillas es “como una organización criminal, asociación para delinquir” y capaz de cualquier amaño con tal de destruir al adversario político, o de encubrir sus crímenes corrompiendo a las instituciones democráticas, policía incluida. 

Algunos dirigentes populares no son los únicos que señalan tu inmadurez y bisoñez. Ya son muchos los políticos de todos los partidos que te acusan de que no tienes proyecto de futuro para los conservadores españoles en las próximas  elecciones, ni proyecto para liderar España. 

Casado no sabe si es el heredero del PP de toda la vida o un vocinglero de esta nueva derecha “sin complejos” que se abraza a la ultraderechista Vox. Su liderazgo sigue siendo un misterio, cada vez más desilusionante, que está lejos de encandilar al electorado conservador o centrista. 

Ante esto, Casado acorralado, solo saber armar ruido mediático.