Miércoles, 25 de noviembre de 2020

"Estamos teniendo ocupaciones entorno al 30%. Es insostenible más allá de tres o cuatro meses”

Reclama ayudas de la administración mientras mantiene una esperanza de mejora en un sector local, alejado de las grandes cadenas, que espera seguir siendo el motor económico que ha sido
Imagen de archivo de Silverio Vicente, gerente del Hotel Tryp Montalvo

Los empresarios hoteleros de Salamanca siguen subsistiendo como si de “Quijotes” se tratara, luchando contra un día a día que cada vez parece ponerse más cuesta arriba y con apenas esperanzas en su horizonte debido al recrudecimiento de los contagios por coronavirus, que ya se cuentan por cientos en la ciudad, lo que ha obligado, al menos durante 14 días, a imponer un toque de queda ante una transmisión que ya parece imparable en toda la comunidad.

Una realidad que está tocando el ánimo y el bolsillo de los hoteleros salmantinos, quienes desde marzo, llevan arrastrando una situación que comienza a ser inasumible debido a la abundancia de sus gastos y la escasez en sus ingresos.

Silverio Vicente, gerente del Hotel Tryp Montalvo, se sincera con SALAMANCArtv AL DÍA, ofreciendo su visión sobre la realidad que vive el sector local y el incierto futuro próximo que se vislumbra ante las medidas tomadas desde las administraciones.

¿Cómo estás viviendo la actual situación cambiante por la pandemia?

S.V: Los continuos cambios en las restricciones creen que nos están haciendo muy mala publicidad de cara a que podamos conseguir que venga alguien a Salamanca. Lamentablemente ahora, con el último confinamiento el turismo, se ha reducido prácticamente a cero la ocupación. Eso hace muy difícil que podamos pervivir o seguir abiertos tantos hoteles porque no hay clientes… si no había ya para los que éramos, ahora mucho menos. Ya había días de prácticamente teníamos cero ocupaciones. Eso hace muy difícil que podamos seguir trabajando, manteniendo a la gente en sus puestos de trabajo sin apenas  clientes, creo que es lo más comprensible. Además, aquí en Salamanca se da la circunstancia de que la mayoría de los hoteles son propiedades individuales, no son grandes cadenas ni grandes grupos, con lo cual estamos abiertos muchos para poco, nos repartimos la misera entre los que seguimos en activo. En grandes ciudades, las grandes cadenas pueden tener 8-10 hoteles y abren uno y aun así no tienen clientes, pero aquí que estamos abiertos la inmensa mayoría lamentablemente lo que hacemos es repartirnos escasez.

En su caso ¿funciona como un hotel más familiar, alejado de las grandes cadenas?

S.V: Hablamos de que son hoteles relativamente pequeños todos y al ser independientes hace que cada uno hayamos intentado abrir con la esperanza o expectativa de que esto iba a ir de menos a más y no al revés, de más a menos, o sea, cuando nos hemos planteado abrir todos junio y julio que es cuando la situación no era tan mala como ahora, se han ido empeorando las noticias poco a poco…han llegado las restricciones, sobre todo en el caso de Salamanca capital, y eso nos ha hecho mucho daño.

¿El levantamiento del confinamiento puede ser de alguna manera una mínima ayuda?

S.V: Si se permite la entrada de personas de fuera de la capital, con las limitaciones del toque de queda quizás…pero el otro problema que tenemos es la diversidad. Cualquier persona que se plantee un viaje fuera tiene pensar en el “a qué me voy a enfrentar”, “donde me voy a meter”. Es más, cuando entramos en Salamanca en esta época de otoño-invierno, que es temporada baja, estamos viviendo un cambio de mensaje ya de por sí. Si a el sumamos un toque de queda, mientras que en Canarias levantan las restricciones tanto el gobierno alemán como el gobierno inglés... creo que la realidad y la posibilidad de elegir es totalmente diferente.

¿El verano ha sido de alguna manera un bálsamo, como una bocanada de aire fresco?


S.V: Tan solo el mes de julio. Solo ha sido ese mes porque ya el de agosto, a partir de la última quincena, ya hubo un frenazo por el miedo y septiembre, que para nosotros es prácticamente el mejor mes del año, ha sido nefasto, con unas ocupaciones ridículas

¿Cómo traducirías en cifras la situación actual del Hotel?

S.V: Podemos hablar de que estamos en ocupaciones entorno al 30%. Para el tamaño de Hotel que tenemos en Salamanca esa ocupación es insostenible más allá de tres o cuatro meses. No hay nadie que lo pueda soportar

¿Cuántas habitaciones dispone su hotel y cuántas tiene cubiertas?

S.V: Son 57 habitaciones, tu imagínate con 57 si tenemos en un mes 15 habitaciones diarias ocupadas cómo puedes mantener un Hotel abierto con 30 empleados. No hay alternativa

¿Qué plantilla activa tiene de los 30 empleados ahora mismo?

S.V: Prácticamente la totalidad porque los turnos son los mismos. Por ejemplo, un recepcionista trabaja igual para 10 habitaciones que para 80…si tienes el restaurante abierto para cubrir los horarios tiene que tener personal…por ejemplo, el fin de semana pasado, mi Hotel registro su primer fin de semana sin tener ni un solo cubierto. Pero tienen que estar todos en sus puestos ya que no sabemos cómo puede venir la situación…mientras seguimos haciendo frente al gasto que supone abrir y poner la calefacción y todos los servicios. Sinceramente si seguimos así no le vemos mucha salida porque la situación sanitaria es la que manda, pero creo que falta un poco más de coordinación. Que los mensajes sean coherentes y que sean un poco más homogéneos para todos

¿Qué reclamaría a la administración para poder continuar?

S.V: Primero ayudas directas si queremos seguir abiertos y trabajando, porque si no con estos datos… son imprescindibles, no es que ya los empresarios tiran por pedir por pedigüeños, es que o hay ayudas directas o hay que cerrar. En segundo lugar, ayudas de forma indirecta, quizás en forma de bonos turísticos o algo similar que pueda fomentarlo… el poco mercado interior, el poco mercado nacional que tenemos, se debe incentivar y con urgencia.

Es muy duro, pero ¿si continúa la situación así, han hecho un cálculo del tiempo que pueden mantener abierto el establecimiento?

S.V: Creo que todos los hoteles de la ciudad están trabajando sobre perdidas, sobre créditos o sobre el remanente que pudiésemos tener, ósea que es muy limitado en tiempo, la posibilidad de sobrevivir así es muy escasa. Uno podrá aguantar un mes, otros dos y otros tres. Pero no creo que haya un Hotel que se pueda permitir mantenerse en esta situación más allá de 5-6 meses

Ahora que se levanta el confinamiento perimetral ¿Qué llamamiento haría a la gente que esté pensando visitar Salamanca y hospedarse aquí?

S.V: Creo que una de las cosas positivas que hemos percibido desde la apertura de los hoteles es la buena percepción de la gente respecto a las medidas adoptadas en todos los establecimientos. Se han hecho inversiones realmente considerables para poder emprender hoteles y espacios seguros, con medidas que no son solo comprar los geles hidroalcohólicos, sino mucho más costosas para poder abrir. Ofrecemos una seguridad bastante efectiva y yo creo que si la gente observa las medias correspondientes puede viajar con relativa tranquilidad. Asumimos un riesgo tanto en nuestro pueblo o ciudad como en al que vayamos. Necesitamos que la gente empiece a moverse o en su defecto medidas compensatorias.