Advertisement
Lunes, 18 de enero de 2021

Albertia Servicios Sociosanitarios: calidad de vida para las personas mayores

El modelo de atención del grupo Albertia busca preservar la calidad de vida de las personas mayores, desde el respeto a su singularidad, dignidad y autonomía

En el año 2011 fruto de la tenacidad, el entusiasmo y la ilusión de un grupo de personas, emerge el grupo nacional Albertia Servicios Sociosanitarios con la voluntad de garantizar a las personas mayores dependientes una atención continuada que les permita mejorar su calidad de vida en un entorno seguro, mediante la gestión integral de servicios asistenciales especializados en residencias de mayores, apartamentos tutelados y centros de día.

En la actualidad gestiona centros en varias Comunidades Autónomas, siendo Albertia Castellanos y Albertia Babilafuente su entrada en Castilla y León por Salamanca.

La residencia Albertia Babilafuente, ubicada en la localidad del mismo nombre y a tan solo 16 km de Salamanca capital, ofrece 100 plazas residenciales. A su vez, la residencia Albertia Castellanos está ubicada en la localidad de Castellanos de Moriscos, a tan solo 9 km de Salamanca capital y cuenta con 176 plazas residenciales. Ambas, con nueva propiedad por Albertia, ofrecen modernas instalaciones junto a los mejores profesionales en estancias temporales y permanentes.

El modelo de atención del grupo Albertia busca preservar la calidad de vida de las personas mayores, desde el respeto a su singularidad, dignidad y autonomía, potenciando sus fortalezas y habilidades y facilitándole el desempeño de sus proyectos vitales. Los cuidados en nuestros centros se basan en la humanidad, la empatía, el respeto y el cariño hacia los mayores, poniendo en práctica el modelo de la Atención Integral Centrada en la Persona, incluyendo también como pilares de intervención las Terapias No Farmacológicas, la alimentación y nutrición, así como proyectos de Investigación, Desarrollo e Innovación.

El modelo de Atención Centrada en la Persona reconoce la singularidad y el papel central de la persona en su atención, es un modelo para cuidar bien y ganar en calidad de vida de las personas y de los profesionales. Algunas de nuestras residencias están certificadas en este modelo de atención, y se trabaja para implantarlo en el resto de centros del grupo.

Como base, trabajan y favorecen la promoción de la autonomía de las personas mayores, ofreciendo cuidados sociosanitarios y personales de calidad, fomentando la independencia a través de la participación en actividades gratificantes, espacios agradables y estimulantes; orientando y acompañando a familiares.

Apoyan el desarrollo de los proyectos vitales de cada uno de nuestros mayores, desde el respeto a su dignidad e individualidad, a través del conocimiento su historia de vida, reconociendo y potenciando sus capacidades y prestándoles los apoyos y herramientas necesarias para el desarrollo de su autoexpresión y capacidad de toma de decisiones.

El objetivo es intentar convertir a las residencias en verdaderos hogares para las personas mayores, intentando que la mirada, la valoración y la atención profesional hacia ellas no se haga únicamente desde la condición de “pacientes” o “dependientes” sino que se realice desde la consideración de “personas” a las que hay que apoyar para que sigan manteniendo su autonomía y controlen su propia vida.

Albertia colabora con entidades como la Fundación Cuidados Dignos y la Fundación Maria Wolf en este campo.

Terapias no farmacológicas

El concepto de Terapias No Farmacológicas se viene utilizando desde hace varias décadas para referirse a intervenciones terapéuticas no químicas que pretenden mejorar la calidad de vida de las personas sanas y enfermas, además de la salud de sus cuidadores. Este tipo de intervenciones previenen alteraciones conductuales, mejoran la autoestima y socialización, además de ayudar a la eliminación de sujeciones de los pacientes con demencia.


Promueven el entretenimiento y la diversión, fomentando las actividades lúdicas y la participación social. Conscientes de su importancia, los profesionales de las residencias Albertia (terapeutas ocupacionales, psicólogos, fisioterapeutas y TASOC) reciben formación continua en diferentes terapias como son: psicoestimulación cognitiva, entrenamiento en actividades de la vida diaria, reminiscencia, validación, estimulación sensorial, ejercicio físico, huerto terapéutico, arteterapia, terapia recreativa, masaje y tacto, musicoterapia e intervenciones intergeneracionales.

Nutrición

Por su relevancia en la salud de sus residentes y la contribución a su bienestar y satisfacción, en Albertia supervisan con sumo cuidado todos los procesos relacionados con la alimentación y nutrición, siguiendo las directrices marcadas por sus nutricionistas, dirección médica y entidades colaboradoras externas.

Preocupados por la importancia de la seguridad alimentaria y calidad nutricional ofrecida a mayores, la implantación de un sistema de autocontrol se ha convertido en una herramienta fundamental para evaluar y mantener la calidad de los alimentos ofrecidos.

Además, contando con la colaboración de expertos en nutrición, se desarrollan dietas equilibradas y ajustadas a las necesidades reales de nuestro colectivo. Destacar que las dietas trituradas se sirven a través de Campofrío Health Group, con una amplia gama de sabores.

Certificado Aenor ‘Protocolo Covid-19’

AENOR ha concedido al Grupo Albertia Servicios Sociosanitarios el certificado de Protocolos frente al COVID-19 , convirtiéndose así en el primer grupo de su sector en obtenerlo. El sello abarca a los 14 centros con los que el grupo cuenta en España.

Las evaluaciones realizadas por AENOR han constatado que todas las medidas adoptadas por el Grupo Albertia han sido tomadas acorde a las recomendaciones dadas por expertos en salud y que se mantendrán actualizadas conforme se vayan anunciando cambios o recomendaciones relativas a combatir el COVID-19. El sello tiene una validez anual, aunque debe someterse a revisiones de seguimiento cada tres meses.

La evaluación que realiza AENOR valora un amplio abanico de aspectos como la gestión de riesgos, la gestión de la salud en el trabajo, los protocolos de actuación, la formación, la protección (uso de material de protección individual), así como las buenas prácticas de limpieza e higiene.

Además del certificado de Protocolos frente al COVID-19, el Grupo Albertia dispone de otros certificados de AENOR, como son el de Gestión de los Centros Residenciales, según la norma UNE 158101; el de Gestión de la Calidad, según la norma ISO 9001; y el de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, según OHSAS 18001.

El grupo, propietario de ambos centros, ha proyectado una inversión importante para la mejora de instalaciones de ambos centros, nuevo equipamiento y mobiliario, y varias reformas dirigidas a crear espacios de convivencia que permitan que su modelo de atención se implante lo más rápido posible. La cifra destinada a mejorar las infraestructuras ronda el millón de euros, y está planificada para los dos siguientes ejercicios: 2021 y 2022. De la misma manera, en la actualidad el grupo está realizando un importante esfuerzo  en la selección, seguimiento y formación de los profesionales que integran ambas residencias, ya que es el capital humano el fundamental para alcanzar los objetivos de calidad y excelencia asistencial propuestos en Salamanca.