Martes, 24 de noviembre de 2020

La industria chacinera muestra “incertidumbre” ante la próxima campaña navideña

El presidente de la AIC, Francisco Javier Benito, afirma que las empresas tienen miedo de generar existencias que no venderán
Imagen de un secadero en Guijuelo - Kiko Robles

La industria chacinera, de vital importancia en Guijuelo y de gran peso en la provincia salmantina, ha vivido un complicado año 2020 con la pandemia de coronavirus. Pese a que las empresas no han cesado su actividad, la tratarse de la producción de alimentos y por lo tanto productos de primera necesidad, la industria no es ajena a la crisis económica que está afectando a todo el país. El mayor problema proviene de la crisis de la hostelería, uno de los sectores más afectados por la pandemia y uno de los grandes clientes de las fábricas guijuelenses.

Francisco Javier Benito, presidente de la Asociación de Industrias de la Carne, se muestra muy cauto a la hora de hacer una predicción para la campaña de Navidad, la más importante cada año que se produce en plena campaña de sacrificio de porcino: “No podemos hacer ningún tipo de previsión. Simplemente porque no sabemos qué normativas o restricciones tendremos en dos semanas, como para saber cuáles estarán vigentes en diciembre. Las fábricas están optando por producir lo mínimo. Ya que ninguna quiere invertir en producto que no se va a vender finalmente. Además, la crisis no solo está afectando a las ventas, sino también las compras, porque los ganaderos también están teniendo problemas. En general esperamos una campaña peor en todos los aspectos al año pasado”.

Sin embargo, no todo es negativo, ya que la actividad no ha cesado en la villa en ningún momento y se espera que todas las fábricas continúen en activo esta Navidad: “Afortunadamente, se trata de industria alimentaria, por lo que está calificada de primera necesidad. Eso nos ha permitido continuar con nuestra labor incluso en los momentos más estrictos del confinamiento. Aunque las circunstancias nos lleven a restricciones como las de abril, seguiremos trabajando. Las complicaciones son muchas en ocasiones, pero en Guijuelo somos muy trabajadores sin duda”.


En cuanto a la campaña de ventas, el estado de la hostelería es la clave: “Muchas empresas dependen directamente de lo que venden a la hostelería, por lo que si el sector sigue tan dañado como ahora se van a resentir la ventas. Sin embargo, gran parte de las ventas en Navidad se realizan al sector de la alimentación como supermercados y grandes superficies, que tienen garantizado su funcionamiento, por lo que sabemos que no será un desastre y se podrá salvar parte de la campaña. Esto permitirá que prácticamente ninguna fábrica tenga que cerrar”.

Según datos del Ministerio de Agricultura, es precisamente el porcino el sector cárnico que más ha crecido en el 2020 marcado por la crisis del coronavirus. En el primer semestre de 202o, la cantidad de carne que salió de los mataderos españoles fue de 3.78 millones de toneladas, lo que supuso un 3,3% más que en 2019, creciendo al mismo ritmo que dicho año. El crecimiento registrado es fruto precisamente del auge del porcino, cuya producción creció en un 5,5% hasta los 2.50 millones de toneladas.