Viernes, 23 de octubre de 2020
Bracamonte al día

El Peñaranda y el Santa Marta empatan a uno en un derbi diferente

El conjunto de Peque Bárez regresa a Tercera División sumando un punto ante un Santa Marta que acabó con 9 jugadores
El CD Peñaranda empataba a uno ante el Santa Marta en su comienzo de campeonato
El CD Peñaranda regresó a la categoría nacional 55 años después y lo hizo con un derbi en el que hubo de todo. Tensión, ocasiones para ambos conjuntos, expulsiones de dos jugadores del Santa Marta y hasta un gol en el añadido desde los once metros que dejó un empate a uno que supo a poco.
 
El arranque de partido se protagonizó por el juego de ida y vuelta, circunstancia que era aprovechada por los jugadores del Santa Marta, que consiguieron dominar los primeros compases del partido. Un juego directo que no beneficiaba a los locales que solo podían esperar rechaces y contrataques para crear peligro en la puerta santamartina. 
 
Asimismo, los balones aéreos fueron la tónica de un primer tiempo, donde el Peñaranda se defendía y el Santa Marta creaba las ocasiones. Oportunidades como la del gol inicial, rozada el cuarto de hora de juego y en el que el mediapunta Gonzalo filtró un sensacional pase que Aarón aprovechó para inaugurar el marcador con un disparo ajustado al poste.
 
Con el paso de los minutos, el juego se fue igualando y las ocasiones del Peñaranda no tardaron e
n llegar. Unos intentos que le faltaron una definición correcta y que no permitieron igualar la contienda en la primera mitad. El técnico local decidió dar entrada a Chuchi y a Aitor antes del descanso, al que se llegó con dos faltas consecutivas a favor de los locales. 
 
Los segundos cuarenta y cinco minutos se iniciaron con la expulsión de More, por doble amarilla en una en una dura falta y dejó a su equipo con diez. Una inferioridad numérica que provocó espacios desde el principio, siendo claro beneficiado el conjunto peñarandino.
 
La situación del conjunto que dirige Sergio Hernández empeoró todavía más con la expulsión de Aarón, que realizó una entrada a destiempo y que provocó que viera una segunda amarilla. Una coyuntura que sirvió para que el partido se jugara solo en el área defendida por el guardameta Charly.
 
El conjunto visitante se mantuvo firme y no concedió apenas ocasiones, gracias a una defensa generosa de todos el equipo en el campo. Una victoria prácticamente sellada y que cambio en el último instante, cuando el colegiado señaló un penalti de Pablo Fernández que el morado Pablo Gómez convirtió en el gol del empate.