Domingo, 29 de noviembre de 2020

“El cáncer me ha hecho ver la vida con otra perspectiva, con ganas de aprovecharlo absolutamente todo”

La conocida periodista salmantina relata su experiencia como paciente oncológica con una energía admirable tras 22 meses de lucha, tres operaciones y un complejo proceso de recuperación que está terminando

Nunchi Prieto, periodista, en la entrevista realizada en la Redacción de SALAMANCA AL DÍA. Foto de Lydia González

Lleva 22 meses peleando con el cáncer y, lejos de desanimarse, está más fuerte y feliz que nunca porque ha superado estas difíciles pruebas que, según reconoce, le han cambiado su vida por completo. Hablamos con Nunchi Prieto, conocida periodista salmantina que actualmente trabaja en la delegación de la Agencia EFE en esta provincia, después de una brillante trayectoria que le llevó a ser la directora del histórico diario El Adelanto.

En diciembre de 2018, en una revisión rutinaria le detectaban un cáncer de mama que supuso una masectomía bilateral y la posterior reconstrucción de los dos pechos. Todo en una operación de seis horas que tuvo su continuación meses después, cuando volvía a pasar por el quirófano otras dos veces, debido al rechazo de una de las prótesis y a la implantación de la nueva. Al final, con muy buen humor, Nunchi lo resume diciendo que, despues de todo, tiene “dos tetas nuevas”.

A partir de ahí, los controles habituales, así como las hormonas y pastillas que se tienen que tomar durante cinco años. Precisamente en una de esas revisiones, en el verano de 2019, los médicos detectaron un parámetro alto, una mancha en el pulmón que, tras las pruebas pertinentes, resultó ser otro tumor.

Una vez más, Nunchi tenía que visitar el quirófano, esta vez para que le quitasen un lóbulo del pulmón derecho. Tras analizarlo se comprobó que tenía un ganglio tocado, por lo que tuvo que pasar por cuatro ciclos de quimioterapia y 28 sesiones de radioterapia. Los primeros se desarrollaron entre noviembre de 2019 y febrero de 2020 y los otros a partir del 2 de abril de este año, cuando el país estaba casi paralizado por el estado de alarma y el confinamiento.

“Tenía que ir todos los días al Hospital y tenía que hacer ejercicio en casa, con lo que el confinamiento no se me hizo tan largo. Todo siguió su curso, iba superprotegida todos los días, no había esperas largas, sino todo lo contrario y del servicio de Radiología solo puedo decir ole, ole, ole”, relata. Y es que, tras la experiencia de este complejo y duro proceso, la periodista asegura que “jamás podré pagar lo que hicieron por mí los profesionales del Hospital de Salamanca. Estoy agradecidísima a mi oncólogo, César Rodríguez, y al resto de los equipos. Se merecen todo y especialmente una mejor gestión de los recursos materiales porque los humanos los tenemos”.


En cuanto al confinamiento, “lo llevé bien, deseando caminar. Cuando te toca esto, que le vas a hacer, no hay vuelta de hoja, ya está, los que están a tu alrededor no tienen la culpa”. Además, en su opinión, ante estas situaciones límite, “la cabeza influye mucho en la recuperación de este tipo de patologías y de otras, lo importante es decir que de esto se sale y hay que tirar para adelante”. En su caso, además, el entorno también ayudó, “he estado muy arropada por parte de mi familia y mi pareja, echas de menos esos abrazos pero piensas que es una situación transitoria” y la respuesta de los sanitarios fue impresionante: “mi agradecimiento es infinito para todos los profesionales que me han atendido estos 22 meses”.

“En Salamanca tenemos lo mejor de la sanidad pública, el problema está en que no se sabe gestionar”

Actualmente, tras las estrictas revisiones y controles, que serán periódicas, Nunchi se encuentra bien y resume que “todo está en orden”. Ahora, sigue de baja laboral porque en mitad del incremento de contagios de coronavirus es una persona vulnerable, de alto riesgo. “Tengo ganas de volver al trabajo, si no hubiera pandemia, ya me habría incorporado pero ahora lo importante es que esté bien y que tenga las suficientes fuerzas para reanudar mi vida laboral, no quiero volver si no voy a estar a la altura de las circunstancias”, matiza para añadir que sigue a diario la actualidad, lee mucha prensa y ha estado activa mentalmente desde el primer momento porque “el hábito no lo puedes perder”.

Además, no se olvida de todas las personas que están luchando contra el cáncer y a las que les manda “ánimo y confianza, porque estamos en las mejores manos, con los mejores profesionales, y es una enfermedad con un alto porcentaje de curación, gracias a la investigación, que ahora se está viendo diezmada por la pandemia, antes por la crisis, por eso es muy importante incrementar estas inversiones”.

En cuanto a las carencias sanitarias que tantas veces se comentan en los medios de comunicación, Nunchi Prieto sostiene que “en Salamanca tenemos lo mejor de la sanidad pública, tienen problemas pero a la hora de la verdad ahí están. El problema está en que no se sabe gestionar y, con lo que tienen, tratan de organizarse”.

Sin duda, este duro camino ha cambiado la cosmovisión de nuestra protagonista porque “ves la vida con otra perspectiva absolutamente diferente para aprovecharlo absolutamente todo y ver siempre todo desde el punto positivo. Las peleas no conducen a ningún sitio. Yo creo que el cáncer humaniza”.

Fotos de Lydia González