Lunes, 26 de octubre de 2020

Así puedes conseguir la factura de una empresa

Acceder a una factura por internet o en la tienda física, debe ser un proceso simplificado y accesible, ya que se trata de trata de un derecho y una obligación con beneficios para todos los actores del sistema económico de un país.

 

Por motivos fiscales o para realizar reclamaciones, muchas personas necesitan obtener una factura luego de su compra. No importa si se la has hecho en una tienda física u online, a continuación te explicamos qué es una factura, para qué sirve y cómo descargarlas desde internet.

Luego de comprar cualquier producto, prestamos atención al envoltorio, a que se encuentre en buen estado y satisfaga nuestras expectativas. Pero lo más importante, es revisar el ticket o factura que certifica dicha compra.

Normalmente, en compras ordinarias, se nos entrega un ticket. Pero, como veremos a continuación, la factura es un documento imprescindible para una futura reclamación o devolución así como el justificante fiscal necesario para deducir gastos, desgravar y mantener finanzas sanas.

El problema se presenta cuando, una vez obtenido el ticket, necesitamos obtener también la factura. Afortunadamente, existen plataformas especializadas como comofacturar.com, donde se pueden encontrar tutoriales para descargar o conseguir las facturas de empresas.

Qué es una factura y en qué se diferencia con el ticket

Tal y como hemos mencionado anteriormente, una factura es un documento contable que certifica e informa de la venta de un producto o servicio y resulta una prueba física legal de la  operación comercial. Es decir, acredita la validez de la operación y por lo tanto es esencial para temas fiscales y/o reclamaciones.

Dado que el ticket también es un comprobante de pago, muchas personas desconocen la diferencia entre ticket y factura. Si bien ambos reflejan una operación comercial, sirven como prueba de la transacción y especifican los impuestos correspondientes, tienen algunas diferencias.

En el ticket no figuran los datos del receptor pero sí del emisor, mientras que en la factura deben aparecer los datos completos de ambas partes.

Otra diferencia tiene que ver con el momento del pago: un ticket se da en el momento en que se abona el producto o servicio, pero la factura puede emitirse aun cuando no se haya efectuado el pago o incluso si se hubiera realizado hace algún tiempo pero el comprador la necesitara en el presente.

Un ticket no puede incluirse en un balance contable ni en una declaración de impuestos ya que, como mencionamos, no tiene los datos completos ni del emisor ni del receptor. En cambio, la factura es un comprobante fiscal, que puede incluirse en la contabilidad y deducirse fiscalmente.

Estos son los casos en los que una empresa debe emitir factura

El ticket se permite en ciertas actividades como minoristas y de comerciantes, servicios de hostelería, aparcamiento, peajes, etc. Puede ser útil para hacer valer una garantía o para comprobar en el momento el pago de algún producto o servicio.

Pero, de acuerdo a la ley, los empresarios y profesionales tienen obligación de facturar cuando el comprador sea también un empresario o profesional o la administración pública, en el caso de exportaciones exentas de IVA o simplemente, venta a distancia, o simplemente cuando el destinatario lo exija.

Cómo conseguir tu factura

En los casos mencionados, no importa si has comprado en una tienda física o vía internet, siempre podrás obtener la facturación de tus compras.

Cadenas como Walmart, Starbucks, KFC, Repsol, Shell y Oxxo han simplificado el proceso gracias a internet. Se trata de un proceso muy sencillo, aunque siempre es recomendable seguir un tutorial de walmart facturación para crear y descargar la factura de Walmart de manera exitosa.

Los tutoriales de comofactura.com explican el procedimiento para obtener tu factura de este tipo de tiendas, con imágenes e instrucciones paso a paso. Lo conseguirás en minutos.

La factura perfecta: esta es toda la información que debe contener

Una vez que hayas obtenido tu factura, es muy importante que verifiques punto por punto el contenido de la misma. Para ello, puedes seguir esta guía:

Número de factura

Fecha de emisión

Fecha de vencimiento (el plazo para su pago, no es obligatorio pero sí recomendable)

Datos fiscales del emisor

Datos fiscales del cliente

Concepto (detalle del producto o servicio adquirido)

Tipo de impuestos aplicados

Información de Registro (solo para empresas, no para autónomos)

Entre los datos fiscales, debe figurar toda la información que identifica a la empresa o al autónomo. Esos datos son los que se deben exhibir ante clientes y proveedores, porque además acreditan la  actividad empresarial ante Hacienda.

Los datos fiscales básicos que debes supervisar al recibir tu factura son: Nombre fiscal, número de Identificación Fiscal o Código de Identificación Fiscal (en España, NIF o CIF), domicilio fiscal con código postal, población, teléfono y correo electrónico.

7 motivos para exigir tu factura

Es tu derecho como consumidor. Los medios electrónicos facilitan el proceso para obtener una factura a cualquier cliente, ya que es su derecho básico.

Te permite comprobar gastos ante las autoridades y mantener un control sobre tus finanzas.

Es necesaria para la declaración de impuestos. Por ello, en servicios de salud, hipotecas, colegiaturas, etc. Es especialmente importante.

Permite deducir impuestos en la declaración anual. Al reportar ciertos consumos, es posible obtener la devolución de impuestos. Deberás informarte sobre la legislación vigente con un gestor.

Te ayuda a ahorrar a mediano y largo plazo. Puedes controlar tus gastos, ahorrar para el retiro o primas de seguros, ya que estos últimos son deducibles de impuestos

Acredita tu posesión de bienes. Es la forma de comprobar que algo es tuyo, que has pagado por ello. De esta forma, podrás constatar que un bien es tuyo.

Colaboras en el correcto funcionamiento de la economía del país. Exigiéndola, estás seguro que tanto tú como el vendedor están cumpliendo todas las obligaciones fiscales y fomentar una economía más sana para todos.

En definitiva, acceder a una factura por internet o en la tienda física, debe ser un proceso simplificado y accesible, ya que se trata de trata de un derecho y una obligación con beneficios para todos los actores del sistema económico de un país.