Viernes, 23 de octubre de 2020

La finca de Castro Enríquez logra un nuevo lote propio de raza morucha tras la obtención de la carta verde

Se está consiguiendo una nueva ganadería de animales moruchos de capa negra, raza en peligro de extinción, con los primeros animales nacidos en la finca

Javier Iglesias, presidente de la Diputación, en su vista a Castro Enríquez

La Diputación de Salamanca ha realizado en la finca de Castro Enríquez el herradero de un nuevo lote de ganado vacuno de raza morucha. Después de varios años, y tras obtener la carta verde al acabar con la enfermedad de tuberculosis en la finca, se ha vuelto a dejar hembras de reposición en la ganadería, obteniendo una nueva recría de ganado libre de enfermedad.

En concreto, se herraron un macho y ocho hembras de raza morucha de capa cárdena y dos machos y cuatro hembras de raza morucha de capa negra. Esta última raza está en peligro de extinción y en la finca de Castro Enríquez se está logrando una nueva ganadería, siendo estos los primeros animales nacidos en la propia finca.

La raza morucha se explota en régimen extensivo en la dehesa, los animales viven permanentemente a la intemperie y por ello es muy fácil que pierdan los crotales identificativos debido a enganchones con alambres, carrascos, matorrales, etc. De ahí que sea necesario realizar el herradero, ya que si un animal perdiese los dos crotales sería imposible el identificarlo.