Sábado, 31 de octubre de 2020
Las Villas al día

Roberto Jarocho y Raquel Martín debutan como novilleros en la plaza de toros de Villoria

Los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca encontraron en la plaza de toros de La Vega un coso ideal para sus clases prácticas

La plaza de toros de La Vega de Villoria fue un enclave destacado ayer en la localidad al dar cabida con seguridad a una de las clases prácticas que la Escuela de Tauromaquia de Salamanca normalmente ofrece durante la feria agropecuaria, en este caso Salamaq 2020. En el coso de esta localidad de Las Villas se lidiaron cinco novillos. Entre los matadores se encontraban Raquel Martín de Salamanca y Roberto Jarocho de Huerta del Rey, como debutantes. Para ambos el público pidió dos orejas, al igual que para Alejandro Gonzalez de Valdestillas y para Manuel Tabernero de Salamanca. El primero de los astados fue lidiado por Saul Sanz de Cantalejo. Tanto Ajeandro Jiménez como Álvaro Rojo, ambos de Salamanca, apoyaron de segundos. Los bonitos astados procecián de las ganaderías Valrubio, Santiago López-Chaves, Vellosino y dos novillos de Manolo Gimeno.

La elegancia estuvo servida en el ruedo de Villoria desde el primer momento, gracias al esmerado empeño de los jóvenes novilleros, la Escuela de Tauromaquia de Salamanca y las entidades organizadoras. Antes de comenzar se rindió unos minutos de respeto y silencio por las victimas del coronavirus. En todo momento, el cuidado por el detalle aumentó el brillo de un espectáculo al que las gentes de Villoria no están acostumbradas en un dia fuera de fiestas. La técnica, el empeño, sentimientos, valores y otra serie de alicientes enriquecieron el ritual, arte del toreo en el coso de La Vega.

Para llegar a este punto, los jóvenes talentos son guiados durante su proceso de formación por las lecciones de maestros como Jose Ignacio Sánchez, quien subrayó el comportamiento del público, “gente muy respetuosa”, dijo. Además tildó el evento de “espectáculo de ilusión y de futuro”. Destacó las “buenas condiciones” de los novilleros. 

Sánchez puso el acento en los dos novilleros debutantes, Raquel Martín, quien mostró unas “calidades bárbaras” y Robeto Jarocho, por sus “grandes ganas de torear”. En esa misma línea se manifestó el torero Juan del Álamo quien vió con buenos ojos a Jarocho, hijo y nieto de de toreros. “Ha estado queriendo mucho”, comentó. Un detalle fue ver a Jarocho con un capote de Juan del Álamo.

Jesús María Ortíz, diputado delegado de la Escuela de Tauromaquia, quiso poner el acento en el buen comportamiento de los espectadores, que a su vez “se nota que han disfrutado”.Explicó que la elección del coso de Villoria atiende a la posibilidad que brinda el mismo para el cumplimiento de las medidas requeridas para evitar contagios por coronavirus, y al ofrecimiento por parte del Ayuntamiento, que se encargó de velar porque se cumplieran con el protocolo y las necesarias precauciones.

Julián Barrera, alcalde de Villoria y diputado, que estuvo en todo momento en la plaza de toros, manifestó su satisfacción, al comentar que quedaron “muy contentos” con la novillada y el comportamiento del público. “Muy respetuoso”, dijo,  con el festejo en sí, con las normas y protocolo. Valoró que “la gente supo reconocer el esfuerzo de organizar” la novillada. El primer edil de Villoria se sintió satisfecho de poder “contribuir con ganaderos, toreros, novilleros”, profesionales del sector que están sufriendo la crisis, al igual que lo hicieron en verano con el mundo de la cultura. Por otro lado, Julian Barrera, dada su cercanía con la Escuela de Tauromaquia a diario, debido a su condición de diputado de Agricultura, quiso alabar esta porque “es un referente en todos los aspectos, aprovechando que enseñan a los jóvenes a torear, les educan en valores”.

Hoy, la segunda clase práctica de Salamaq 2020 tiene lugar en Alba de Tormes a las 12 y la clase magistral probablemente será en Guijuelo.