Domingo, 25 de octubre de 2020

La USAL expulsa de forma cautelar a 36 estudiantes por incumplir las normativas educativas y sanitarias

La vicerrectora de Estudiantes exige a las residencias privadas actuar con contundencia ante comportamientos incívicos

Ricardo Rivero, rector de la USAL

La Universidad de Salamanca ha decidido expulsar de forma cautelar a 36 estudiantes por incumplir las normativas educativas y sanitarias. En este sentido, la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Salamanca, Celia Aramburu, ha realizado un llamamiento a las residencias privadas de la ciudad para que actúen con contundencia ante comportamientos incívicos que se produzcan en sus centros por parte de los estudiantes.

Desde el Vicerrectorado se tomarán decisiones drásticas ante posibles incumplimientos de las medidas acordadas la pasada semana entre la Universidad y la Asociación de Residencias Universitarias y Colegios Mayores privados (CUDESA). La situación epidemiológica requiere la máxima determinación en la aplicación de los protocolos y medidas de prevención/protección que las residencias,    tanto públicas como privadas, han puesto en marcha para garantizar la seguridad de sus colegiales.

La Universidad de Salamanca advierte que los comportamientos poco ejemplares por parte de los residentes atentaría contra la normativa sanitaria y educativa, tanto estatal, como autonómica; especialmente, contra el Decreto-Ley 7/2020, de 23 de julio, por el que se establece el régimen sancionador específico por el incumplimiento de las medidas de  prevención y contención sanitarias para afrontar la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.

En este sentido, el Vicerrectorado de Estudiantes señala que determinadas infracciones pueden suponer la expulsión del colegial si fuera alumno o alumna de la Universidad de Salamanca; y para el colegio/residencia, la apertura de expediente que puede significar la pérdida de la condición, si la tuviera, de “centro adscrito” a la USAL.

No obstante, Aramburu ha querido agradecer el alto grado de compromiso y responsabilidad que están mostrando la mayoría de los estudiantes en la aplicación de las medidas preventivas para combatir la enfermedad.