En busca de soluciones

La ineptitud política es evidente. La solución es el voto, pero votando a los que consideras menos malos en el momento actual aunque estén lejos de tu verdadera ideología.  

Respecto a la pandemia preocupa que incluso los científicos puedan estar en bandos. Es posible que también algunos se vendan a intereses económicos. Hace tiempo que no confío ni en la OMS. Ya desde la gestión de la gripe A.

Cuando epidemiólogos veterinarios llevan más de cuarenta años teniendo que descartar soluciones para los coronavirus en las vacunas por su rapidez de mutación, ahora es la esperanza que nos venden. Lo que han mejorado son los tratamientos si no estaríamos como en marzo. Evidentemente la ciencia  avanza y hay que apoyarla. La mayoría de los sanitarios han sido grandes profesionales. Pero un número nada despreciable ha sido insolidario dándose falsas bajas y no apareciendo mientras otros compañeros doblaban turnos.

En las Facultades de Medicina como la de Salamanca es una vergüenza el desprecio a los alumnos de los últimos cursos a los que no utilizan para ayudar, ni les dejan hacer prácticas cuando son brillantes y con ganas de colaborar. No es verdad que estorben y si lo es que se planteen las clases que le dan. Desde luego mejor que muchos de los rastreadores actuales seguro.

En todas las profesiones hay de todo. En educación también hay multitud de protocolos estúpidos que sólo buscan coartadas para que en caso de problemas poder acusar a educadores y profesores y librarse las administraciones.

La solución está en la responsabilidad individual, y también en ser valientes para creer en nuestro trabajo y aportar soluciones innovadoras con nuestros alumnos implicándolos en el aprendizaje para resolver problemas sociales y buscar una mayor justicia. Es motivarlos para pensar desde cualquier materia.

Se pueden hacer clases semipresenciales para respetar las distancias, etc, en los cursos superiores y centrarnos en hacer prácticas. Hay muchas soluciones que no nos están permitiendo.

Los que tenemos vocación en la pública y la concertada hemos disfrutado mucho estas primeras semanas, estamos emocionados. Sin embargo hay otros que siguen reclamando más seguridades y derechos para ellos cuando tanta gente está sin trabajo y hundida.

La buena labor que han hecho los sindicatos y en lo que se han convertido. La mayoría de los profesionales pensamos que van los que no quieren trabajar, los que no disfrutan de los alumnos en el caso de la educación.

No es momento de pública o concertada, en las dos hay bueno y malo es momento de igualdad de oportunidades. ¿Cuál está respondiendo mejor a los más necesitados?.