Miércoles, 21 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Negligencia, no

José Antonio Navarro reflexiona sobre lo que está ocurriendo con las normas impuestas para intentar acabar con la pandemia

Desde mi posición como jubilado que soy, que puedo tomarme la vida con tranquilidad e ir sin prisa a los sitios, veo con asombro el total desprecio que tienen muchas personas, jóvenes y mayores, de las normas que dictan desde los órganos de gobierno (comunidad o gobierno del estado) para acabar con esta pandemia.

Todo el mundo duda, pone en entredicho, y en el peor de los casos, se vuelven negacionistas de lo que está sucediendo.

Una pandemia que nos está atenazando como individuos, cortando las relaciones sociales, familiares, y lo que es peor laborales.

Hoy he visto la gente hacinada en las barras de los bares sin ninguna precaución, sin mascarillas ni distancia ni nada, como si la pandemia hubiera pasado ya.

Los camareros no son policías, debemos ser los ciudadanos los que mantengamos las normas.

Quizás se esté haciendo cotidiano el problema y los medios nos tengan aburridos contándonos los contagios diarios, pero si no cuidamos la salud unos de otros no cuidaremos el trabajo, no dejemos que se haga cotidiano lo que es extraordinario. Mantengamos  las normas y acabemos con esta pesadilla lo antes posible, la negligencia en este caso nos lleva al desastre.

Si cuidamos nuestra salud lo haremos con el trabajo y el bienestar de todos.