Jueves, 22 de octubre de 2020

Las pistas polideportivas de Macotera en 1970

Permitieron el disfrute de “los niños y jóvenes con sus juegos, con sus gritos de alegría, con sus peleas sanas de competición, que tanto han influido en su formación como personas”, como relata Eutimio Cuesta, colaborador de SALAMANCA AL DÍA

Eutimio Cuesta, maestro jubilado, investigador y colaborador de SALAMANCA AL DÍA, recuerda una efeméride relacionada con su pueblo, Macotera, que ilustramos con las dos imágenes adjuntas. “Este año la cancha polideportiva, que se inauguró en 1970, cumple sus bodas de oro. La cancha tiene a sus espaldas 50 años. 50 años de actividad plena atendiendo el cuidado de la salud, diversión y ocio de cientos de niños, jóvenes y mozos. Ignoro a qué se dedica hoy la cancha. Desde que dejé mi responsabilidad, como delegado de deportes, y me trasladé a Salamanca, no he vuelto a pisar su pista y sus aledaños”, afirma.

De aquella época, en la que se impulsó esta instalación deportiva, Cuesta recuerda “muchos años, mucha dedicación, muchas satisfacciones por ver disfrutar a los niños y jóvenes con sus juegos, con sus gritos de alegría, con sus peleas sanas de competición, que tanto han influido en su formación como personas. Cuando he repasado el álbum de fotos de la cancha con su construcción y vestuarios, con las jornadas domingueras al río a buscar arena, con los podios de nuestros atletas y competidores en otros deportes, me he emocionado. Bien merecen un homenaje en silencio a tanta historia dormida”.

“Cuando cerré el álbum, me di cuenta de que, en estos cincuenta años, mis manos ya han quedado encallecidas y sarmentosas. Los hombres pasan, pero las cosas quedan”, concluye.