Miércoles, 21 de octubre de 2020
Las Villas al día

La Junta y el Itacyl expresan la necesidad de ampliar el canal de la Armuña

La Junta Gestora del Canal de la Armuña Fase II mantuvo ayer una reunión con Jorge lorente, viceconsejero de Desarrollo Rural, y con Rafael Sáez, subdirector de Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León
Obras actuales de construcción de canal en Cantalpino. / Jorge Holguera

Ayer martes 22 de septiembre tuvo lugar en Valladolid una reunión entre miembros de la Junta Gestora del Canal de la Armuña Fase II con el viceconsejero de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente y con Rafael Sáez, subdirector del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL).

El objetivo de la reunión fue seguir trabajando en la ampliación del Regadío de la Armuña hasta los términos municipales de Cantalapiedra, Palacios Rubios, Horcajo de las Torres, Zorita de la Frontera, Villaflores, Poveda de las Cintas y Campo de Peñaranda principalmente. Esta ampliación supondría la transformación de secano en regadío de unas 10.000 Hectáreas.

El viceconsejero y los representantes de los regantes expresaron la necesidad de esta ampliación por varios factores fundamentales:

-La demanda expresada durante años por los agricultores de los municipios afectados como una necesidad imperiosa para mantener sus explotaciones.

-El regadío como factor económico clave y como elemento indispensable para el mantenimiento y fijación de la población en una zona especialmente afectada por la despoblación.

-Supondría el reforzamiento del acuífero de los Arenales, situado en una zona estratégica entre las provincias de Salamanca, Ávila y Valladolid.

-La contribución del regadío al equilibrio entre las explotaciones agrícolas y el medio ambiente como elementos inseparables para el desarrollo humano y social en la actualidad.

La intención de la Junta de Castilla y León ante el problema del cambio climático es el recrecimiento/ampliación del embalse de Santa Teresa para poder desarrollar las 16.000 hectáreas del nuevo regadío. Este proyecto se enfrenta frontalmente a la conocida intención de la Confederación Hidrográfica del Duero de reducir en al menos 15.000 hectáreas el riego por aguas subterráneas, medida que significaría la muerte de nuestros pueblos.

Los representantes de los regantes exigen a la Junta de Castilla y León, a la Confederación Hidrográfuca del Duero y al Gobierno Central el desarrollo completo de la transformación en regadío de las 16.000 hectáreas demandadas y el recrecimiento, aguas arriba, del embalse de Santa Teresa para el mejor aprovechamiento de los recursos hídricos, económicos, sociales y de medio ambiente.

Por todo ello, consideran que es necesario y de máxima prioridad que esta apliación del canal sea incluida en el nuevo plan hidrológico.

Información facilitada por la Junta Gestora del Canal de la Armuña Fase II