Martes, 22 de septiembre de 2020
Béjar al día

La Covatilla pierde casi un millón de euros desde que el Gobierno Socialista asumió su gestión

Ciudadanos ha apoyado una gratificación al Director de la estación de esquí de 500 euros mensuales a mayores de su sueldo y con efecto retroactivo al inicio de su contrato

Ciudadanos pidió el pasado invierno el cese del Director de La Covatilla o la dimisión de la Alcaldesa

La estación de esquí de La Covatilla ha perdido casi un millón de euros desde que se produjo el cambio de Gobierno municipal en mayo de 2019. Bajo la gestión municipal del Partido Socialista, la temporada de verano de 2019 no se abrió, la campaña de nieve del pasado invierno no se pisó la poca nieve que cayó y este pasado verano la crisis del coronavirus ha impedido la movilidad y ha traído un descenso en la afluencia del turismo a la ciudad.

Así las cosas, la campaña de invierno en la estación tuvo un coste de alrededor de 700.000 euros y unos ingresos que rondaron los 50.000 euros, a esto se suma que las actividades de este verano han costado al Ayuntamiento 100.000 euros y se han recaudado apenas 17.000.

El portavoz del Partido Popular, Alejo Riñones, que llevó directamente la gestión de las instalaciones de la estación desde que ésta se municipalizó, ha advertido: “de seguir a este ritmo la estación se acabará cerrando”. Ha manifestado que es esencial que se mantenga bien y se rentabilice durante el invierno complementando esta rentabilidad con algunas actividades en verano, que el resto del tiempo no es viable. Ha advertido que este año La Covatilla no va a depender sólo de la nieve, sino también de la evolución de la pandemia, por lo que si se pierde la temporada por otra mala gestión y las pérdidas ascienden a otro millón de euros seguramente la estación no pueda volver a abrirse.

El PP ha manifestado no entender que Francisca Andrés del partido Ciudadanos, haya amenazado en una ocasión a la Alcaldesa con quitarle su apoyo si no cesaba al Director de la estación de esquí y después haya avalado en la Junta de Gobierno, de la que forma parte, que se le concediera una gratificación de 500 euros mensuales, a mayores de su sueldo y con efecto retroactivo al inicio de su contrato; mientras que a otros trabajadores de la estación se les despidió el día antes de entrase en vigor el estado de alarma, para eludir la medida del Gobierno Central de no poder despedirlos mientras durase dicho estado de alarma.