Sábado, 19 de septiembre de 2020
Las Villas al día

“Ha habido años sin coronavirus que han sido peores que este” para la patata

El sector está esperando a ver cómo reacciona un mercado con poca actividad hostelera  

Patata recién recogida de la tierra. / Jorge Holguera

Septiembre marca el inicio de la campaña en esta zona del noreste de Salamanca con tradición en cultivos cerealistas. También comienza el curso y parece que se retoman los trabajos con mayor intensidad. En la patata están en época de cosecha. Este cultivo es uno de los más rentables en agricultura de regadío. Aunque siempre se ha oído decir que “la patata hace rico o arruina” al agricultor. Para el tubérculo la campaña se retoma cada primavera con su siembra, no obstante este es un buen momento para echar una mirada al cultivo de la patata a través de las sabias palabras de José Blázquez, gerente de la Cooperativa Aranpino de Cantalpino, Arabayona de Mógica y Tarazona de Guareña

  • ¿En qué momento está actualmente la campaña de patata?

Estamos empezando lo fuerte, que es septiembre, octubre y la primera quincena de noviembre. 

  • ¿Cómo valora la campaña que hemos cerrado en agosto?

Es atípica, dadas las circunstancias. Por un lado, ha sido un buen año para el cereal en producción, aunque no tanto como se esperaba. Los calores de mayo hicieron bastante daño a la cosecha. Se han perdido kilos. El precio del cereal no acompaña.

  • ¿En patata?
  • En patata, la campaña empieza en primavera, el final de la pasada campaña fue mala, nos pilló el confinamiento. Estamos a la expectativa a ver que sucede. Normalmente lo más fuerte comienza a partir de septiembre. Hay mucha incertidumbre, de momento, las ventas son regulares y el precio no acompaña. Estamos un poco a la espera, porque normalmente cuando empiezan las ventas es con la vuelta a los colegios, la universidad, los comedores, los bares de carretera. La patata funcionaba cuando la gente comía en el bar de la esquina. Hay incertidumbre en nuestro mercado por esta campaña atípica. Los hoteles están cerrados, muchas oficinas vacías con gente teletrabajando desde casa, los bares se nutrían de esta gente y ahora muchos están cerrados o al 50%.

El tema del cereal quizá ha influido menos, aunque no tenga salida ahora se puede almacenar de una campaña a otra sin problema. La patata es un producto perecedero, a ver cómo afecta la situación. Sí confinan o restringen el movimiento se agravaría más.

Más o menos me va respondiendo a la siguiente pregunta, ¿cómo ha influido el coronavirus?

Ha habido años sin coronavirus que han sido peores que este, algunos por debajo de rentabilidad, otras campañas han estado muy justito. Las patatas llevan sus ciclos y crisis. podemos tener arrancado un 15% no creo se llegue al 20%. Queda mucho por arrancar. Normalmente a partir de septiembre el consumo empezaba a remontar y con ello las ventas

  • ¿Se va a ver modificada la planificación por parte del agricultor?
  • En los últimos años se va viendo una reducción paulatina de hectárea. Hemos pasados de 5.000 a 4.700. El cultivo no termina de despuntar, se va disminuyendo superficie. En esta zona no tienes otras alternativas, o siembras maíz o siembras patatas. Aquí,algo de reducción puede haber, en otros lugares creo que será mayor. En la patata, el desembolso inicial es considerable. La situación influirá poco en las planificaciones de los agricultores. Para el tema del cereal, el planteamiento hay que hacerlo ya, pero para el regadío aún tienen margen, según evolucione la campaña y los precios, los agricultores se animarán o no a sembrar patata. 
  • ¿En relación a la pasada campaña se ha sembrado más o menos patata?
  • Se ha sembrado algo menos que la pasada. Había casi 4.900, este como 4.700 hectáreas. Se ha reducido algo, un poco por el tema de la crisis. El final de la campaña pasada se almacenaron patatas, en marzo había en stock, muchas de las cuales hubo que tirarlas por falta de venta a causa del confinamiento. Como entre marzo y mayo es la siembra, esto les recortó un poco las previsiones de siembra. Los que tienen una explotación de regadío se pueden permitir reducir poco porque no tienen otra alternativa.Es diferente en las zonas de sondeo y canal, en las segundas el gasto es fijo y lo utilices o no, tienes que amortizar. 
  • Ahora, ¿cómo está la patata en el campo, el cultivo?
  • Algunas verdes, se las está tratando para el mildiu, el escarabajo con insecticidas y fungicidas. Esto en las de ciclo largo. El resto se van entregando poco a poco y los agricultores están comenzando con los arranques de Agria. 
  • ¿Qué variedades se han sacado ya?

Algunas como la Fábula, Jaerla, Carrera, Colomba o Ambra.

  • ¿Cuáles quedan?
  • Las de media estación y ciclo largo, entre ellas la Agria, Spunta o Silvana. 
  • ¿La Agria tiene muy buena fama?
  • Principalmente la Agria es una variedad que se siembra muchísimo. Por su ciclo, son ahora las primeras que se empiezan a sacar. Las previsiones no son como en otros años porque su destino es la hostelería. El ama de casa no demanda esta variedad, porque su uso es frito. Si la sacas de ahí, no es la mejor patata. El mercado de la cuarta gama, patatas peladas, troceadas, todo eso, está muy parado.
  • ¿No pinta bien para la Agria?
  • Dependerá de cómo evolucione el tema. Es una patata muy válida, hasta ahora sin concurrir circunstancias como el coronavirus siempre tiene demanda. Siempre ha tenido precio y en varios mercados superior al de otras variedades. El problema del mercado de Agria es la reducción del 30% en ventas  de bolsas de patatas fritas, la bajada bestial en hostelería, bares, comedores,.. Todo dependerá de la evolución de la situación del coronavirus, en relación a las restricciones y la vuelta a la normalidad. La Agria siempre ha tenido venta para los usos que tenía, el problema es que esos usos son los que peor lo están pasando con el tema del coronavirus.