Sábado, 19 de septiembre de 2020

La Fiscalía alerta de un repunte en el número de pirómanos, con 513 personas implicadas en incendios el año pasado 

El fuego arrasa 46.322 hectáreas en lo que va de año, un 61,93% menos que hace un año
Imagen del incendio forestal en la Sierra de la Silla (Mula)

El fuego ha arrasado 46.322,34 hectáreas de superficie en un total de 6.172 siniestros ocurridos desde que comenzó el año hasta el 6 de septiembre, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que refleja que en el mismo periodo del 2019 se había quemado un 61,47 por ciento más de hectáreas.

Los datos arrojan la evidencia de que con 61,93 por ciento menos hectáreas quemadas que hace un año no hay tanta diferencia en cuanto al número de grandes incendios (GIF), aquellos en los que se superan las 500 hectáreas, ya que en este año se han producido 10 GIF frente a los 13 del mismo periodo del año pasado. Respecto a la media del último decenio, el fuego se sitúa este año un 33,48 por ciento por debajo de los últimos diez años.

Además, hasta el 6 de septiembre se han contabilizado 6.172 siniestros, de los que la mayoría, 4.039 fueron conatos, en los que ardió menos de 1 hectárea, y el resto, 2.133 incendios, de los que una decena superaron las 500 hectáreas.

En cuanto al tipo de vegetación, más de la mitad, el 56,27 por ciento de la superficie quemada (26.068 hectáreas) eran de matorral y monte abierto; el 31,74 por ciento (14.703,22 hectáreas) eran superficie arbolada y el resto, el 11,98 por ciento (5.550,68 hectáreas), de pastos y dehesas.

Respecto a la distribución geográfica, casi la mitad de los incendios tuvo lugar en el noroeste, en concreto, el 48,59 por ciento; 33,88 por ciento en las comunidades interiores; el 16,69 por ciento en el Mediterráneo y el 0,84 por ciento en Canarias.

Destaca que en el Mediterráneo, donde se produjo el 16,69 por ciento del total de fuegos, ardió el 64,95 por ciento de la superficie arbolada y el 32,15 por ciento de la superficie forestal.

Mientras, en el noroeste, con el 48,59 por ciento de los fuegos, se quemó el 18,36 por ciento de la superficie arbolada y el 43,38 por ciento del total de la superficie forestal afectada por las llamas.

En cuanto a las comunidades interiores, donde se contabilizó el 33,88 por ciento de los fuegos, apenas se quemó el 11,24 por ciento de la superficie arbolada y el 19,86 por ciento de la superficie forestal. Por su parte, Canarias, donde apenas se contabilizó el 0,84 por ciento del total de incendios, acogió el 5,45 por ciento de la superficie arbolada quemada y el 4,61 por ciento de la superficie forestal.

La Fiscalía alertas del repunte de pirómanos

Esta misma semana, con motivo de la apertura del curso judicial, la Fiscalía General del Estado presentó su memoria anual del ejercicio 2019, en la que denuncia un "repunte" en el número de pirómanos y del incremento "significativo" en un 64,42 por ciento de los implicados en incendios, de modo que en total hubo 513 individuos implicados en incendios en 2019, de los que 31 fueron detenidos y otros 482, investigados. Además, también destaca el aumento en más de doce puntos porcentuales del número de pirómanos que estuvo detrás del 46,15 por ciento de los fuegos intencionados.

Asimismo, la Fiscalía destaca que en 2019 también incrementaron "sensiblemente" los incendios causados para "producir daños a terceros", bien sea por venganzas o por actos vandálicos. De hecho, 2019 ha sido el año con más porcentaje de estos en los últimos cinco años, con un 16,15 por ciento. Respecto a los incendios relacionados con la actividad de la caza se mantuvieron igual que en 2018, cuando no se contabilizó ninguno.

Los datos que aportan los distintos cuerpos policiales al Fiscal de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo en 2018 se detuvo a 31 personas y se investigó a 281 individuos, una diferencia que ve "razonable" teniendo en cuenta el "importantísimo aumento del número de siniestros producidos en 2019 respecto al año pasado.

En total, en 2019 se contabilizaron 10.883 incendios, de los que la Guardia Civil investigó 2.871 siniestros en 2019, una tercera parte del total, ya que los dos tercios restantes carecieron de "interés" policial. La cifra es muy superior, en concreto un 63,68 por ciento mayor a los 1.754 siniestros investigados en 2018, con 232 detenidos o investigados ese año.

Un tercio del total fueron intencionados frente a los dos tercios debidos fundamentalmente a negligencias. Tras ese tercio de fuegos buscados, casi la mitad, el 46,15 por ciento tuvo detrás la mano de un pirómano, una cifra también muy superior al 38,20 por ciento de 2018.

En general, la Fiscalía especialista en Medio Ambiente y Urbanismo ha observado una tendencia creciente en las cifras desde que se creó la base de datos de detenidos/investigados por incendios forestales en 2007. Así, expone que desde esa fecha hasta 2011 el número se situaba entre 300 y 400 implicados, salvo en 2008, cuando se superaron los 400 individuos. Pero a partir de 2012 hubo un "incremento que se ha mantenido hasta la fecha", en la que se ha pasado de los 500 implicados excepto en 2015 y 2016, cuando la cifra fue ligeramente menor y, especialmente en 2018, cuando se descendió a valores similares a los de la primera época, con 312 implicados.

Si bien, señala que estas "oscilaciones y variaciones" en las cifras de detenidos/investigados están "muy relacionadas" con el número de siniestros ocurridos en los respectivos años. De ese modo, concluye que el número de implicados anual es un "indicador bastante fiable" de la siniestralidad anual.

El 62,60% de incendios, causados por negligencias 

En cuanto a las causas, la más frecuente en 2019 fueron las negligencias durante las quemas, "tanto de residuos y restos forestales o agrícolas como regeneraciones de pasto". Respecto a los tres años anteriores, cuando las negligencias descendieron "sensiblemente" respecto a 2015, durante el pasado año, 2019, esta causa estuvo tras el 62,60 por ciento de los fuegos de modo que se situó como el segundo año con más negligencias desde 2015, solo por detrás de 2018.

También experimentó un repunte del 6,78 por ciento del número de incendios por causas eléctricas y los sufridos por manejo de maquinaria fueron el 14,63 por ciento del total. Los ferrocarriles también aumentaron ya que en 2018 habían desaparecido, mientras que en 2019 causaron el 0,81 por ciento del total, lo que supone el porcentaje más alto del último lustro.

En todos ellos fallecieron tres personas ajenas a los servicios de extinción, las tres fuera del periodo estival y otras 17 personas resultaron heridas.