Sábado, 19 de septiembre de 2020

Poca miel y precios a la baja “en un año rarísimo”

Los apicultores de la provincia recogen las últimas partidas de mela, roble y encina antes de partir con colmenas a las zonas de Extremadura o Andalucía donde pasarán la invernada
Santiago Canete, presidente de la Cooperativa Reina Kilama

El pesimismo también es la nota predominante en el sector apícola. La producción de miel está siendo muy escasa “el año está siendo raro, rarísimo”, asevera Santiago Caneto, presidente de la Cooperativa Reina Kilama. En sus encuentros, los apicultores comentan que “al final está siendo una campaña muy mala en producción”. La extrañeza viene porque “el campo ha estado bastante bien”. El presidente de Reina Kilama duda si esto puede ser debido “al cambio climático”.

La primavera, al ser tan lluviosa, ha sido más perjudicial que beneficiosa, porque aunque habían muchas flores, “el frío y la lluvia no dejan trabajar a la abeja”. En una época en que el apicultor tiene que estar recogiendo miel, tuvo que alimentar a sus abejas. A mediados junio y julio, “parece que empezó a tirar la colmena para adelante”, relata Caneto, pero “la última semana de julio se han vuelto a cortar las colmenas”.

En estos momentos los apicultores que están repartidos más bien por el norte, en provincias de Salamanca, Zamora, Burgos y León, están preparando sus traslados al sur.

La escasez de producción no está provocando la subida de precios, por el contrario “están a la baja y no son capaces de recuperar”, lamenta Santiago. El consumo de miel española es bajo a pesar de la alta calidad y garantías de la misma. En la defensa de este producto se encuentra la cooperativa Reina Kilama que comercializa únicamente miel nacional, de ahí que su sello sea por sí mismo un indicativo de garantía. Las ventajas de estos productos son conocidas en el exterior, a donde se destina la mayor parte de la producción de esta cooperativa, entre un 80 u 90% que exportan.

Durante el estado de alarma no han parado de trabajar y han continuado con sus ventas. Sí han notado cierto “parón en las exportaciones a algunos países que les cuesta pedir”, detalla Santiago.

Salamanca es la provincia con mayor número de colmenas de la región y Castilla y León es la tercera en importancia tras Andalucía y Extremadura.