Sábado, 19 de septiembre de 2020

“Para los cultivos de lenteja y el garbanzo ha sido una campaña extraña”

Calidad inmejorable de legumbre en La Armuña

Nicolás Armenteros, director de Legumbres de Calidad.

La ola de calor de la segunda quincena de mayo provocó grandes mermas en los rendimientos pero afectó positivamente al garbanzo y la lenteja

Para la lenteja y el garbanzo “ha sido una campaña extraña, como la situación a todos los niveles”, considera Nicolás Armenteros, director técnico de Legumbres de Calidad. Es que “ha sido un año complejo”, explica. Hasta el mes de marzo todo era normal. Después, la abundancia de precipitaciones de abril “casi el triple de las habituales”, condicionaron “muchas desigualdades” que se han traducido en las producciones obtenidas. Por un lado, están las parcelas “que han soportado bien esas condiciones de humedad”, estas “se han comportado bien”, por otro lado, se han producido diversos fenómenos nefastos en otros campos de cultivo. El exceso de humedad ha provocado enfermedades, proliferación de malas hierbas, pérdidas por encharcamientos... Ambos panoramas han desembocado en lo que Armenteros califica de “año intermedio” aunque sin llegar al nivel de otros cultivos como algunos cereales con “buenas, muy buenas y extraordinarias cosechas en algunos casos”.

En los secanos de La Armuña se percibe muy claramente la modificación climatológica cada año. Esta primavera ha sido húmeda pero la ola de calor de la segunda quincena de mayo originó “mermas importantes en los rendimientos”. Estas condiciones han tenido un efecto extremadamente positivo en la calidad de la lenteja. Armenteros se deshace en elogios a una añada de legumbre que califica de “calidad inigualable, extraordinaria, excelente, inmejorable”. Explica que ha sido debido a “las olas de calor que por desgracia nos visitan cada vez con más frecuencia”. En este caso “ese efecto no deseable en la climatología ha tenido su parte positiva en la calidad”.

De cara al productor la calidad le puede generar cierto sentimiento de satisfacción, pero no le repercute económicamente. Si se trata de un argumento a favor del consumidor. En este caso quien consuma lenteja de la Armuña de esta añada podrá ver que es “mantecosa, muy fina y con una piel casi imperceptible”. Lo mismo ha sucedido con el garbanzo. Desde el Centro de la Legumbre tienen claro que este año en la zona se ha recogido una producción de “calidad sobresaliente”.

La producción en kilos ha sido “intermedia” debido a esa heterogeneidad entre parcelas. Es una “cosecha aceptable”, en opinión de Armenteros, que no se atreve a definirla ni de grande ni pequeña, porque se calculan unas producciones medias de 800 kilos por hectárea, que nos mucho ni poco.  El labrador ha quedado “con un sabor de boca agridulce”, porque quizá tenía las expectativas más elevadas, y la campaña ha sido “aceptable”. En estos momentos la legumbre está en los almacenes, a la espera de la “comercialización de cara al otoño”.

Fomento de semilla certificada

En el Centro de la Legumbre de Pajares de la Laguna ya están preparando la siguiente campaña. Han lanzado una oferta de semilla certificada a un precio más asequible. Algo que “unido a la subvención que da la Diputación de Salamanca”, hace que esta opción sea más recomendable que la de sembrar la semilla que recoge cada uno en sus campos. Nicolás Armenteros y sus compañeros quieren concienciar al agricultor de las grandes ventajas que tiene el hacer uso de una semilla

La calidad es sello de identidad de las legumbres de Salamanca. El garbanzo de Pedrosillo y la lenteja de la Armuña, el primero amparado por la marca de garantía y la segunda, por la Indicación Geográfica Protegida son productos que llevan el sabor de la tierra implícitos en su nombre. Aunque las superficies dedicadas no lleguen a los niveles de otros cultivos, su fama les hace productos dignos de mantener. En este trabajo se afana cada día el Centro de la Legumbre de Pajares de la Laguna donde se gestionan cuatro figuras de calidad, que son: IGP Lenteja de la Armuña, IGP Garbanzo de Fuentesaúco, IGP Judías del Barco de Avila y la marca de garantía Garbanzo de Pedrosillo.