Jueves, 22 de octubre de 2020
Las Arribes al día

“Buscamos una familia que se haga cargo del bar y de las piscinas, y le ofrecemos también vivienda”

Tras 41 años en el cargo, el regidor tiene en estos momentos dos preocupaciones, el restablecimiento de las consultas médicas y la suspensión de las fiestas en honor a la Virgen de los Reyes 

Arturo de Inés, alcalde de Villaseco de los Reyes

Con 88 años a sus espaldas, casi la mitad de su vida como alcalde de Villaseco de los Reyes, concretamente 41 camino de 42, Arturo de Inés viene de vuelta de todo y no tiene más aspiraciones que cumplir el encargo de sus vecinos, que no es otro que velar por su Ayuntamiento, tal y como ha hecho a lo largo de las diez legislaturas anteriores en las que fue elegido alcalde, siempre con mayorías holgadas.

Después de superar un periodo difícil por motivos de salud, el alcalde con más años en el cargo de la provincia vuelve a sacar su genio cuando le hablan de la sanidad, de cómo funcionan las consultas y los consultorios, lo que viene a demostrar que está en plena forma, aunque por el momento haya decidido mantenerse a la espera del discurrir de los acontecimientos antes de dar un puñetazo encima de la mesa.

Arturo de Inés es de esas personas que les gusta llamar a las cosas por su nombre, es claro como el agua y recio como el vino de las Arribes, y no le gusta lo más mínimo que le tomen el pelo, aunque a veces deje que se lo peinen cuando le interesa por el bien de su pueblo o de la Mancomunidad de Cabeza de Horno, su ‘niña bonita’. Desde su constitución, allá por mitad de los años 90, es su presidente, en la actualidad formada por 107 ayuntamientos con 130 núcleos de población que se abastecen de agua a través de sus redes de distribución desde la presa de Almendra, parte de la comarca de Ledesma, parte del Campo Charro, Abadengo y comarca de Vitigudino.

Ahora está preocupado, como todos, por la pandemia de coronavirus, algo que se tomó muy en serio desde el inicio a mediados de marzo, aplicando “todas las medidas sanitarias que nos indicaban, con desinfección de calles y pendiente siempre de todo el mundo cumpliera el confinamiento, porque era lo que teníamos que hacer si queríamos salir delante de todo esto”.

De las consecuencias de la pandemia hay dos cosas que Arturo de Inés no olvidará en mucho tiempo, la primera es la difícil decisión de “tener que suspender las fiestas” y, la segunda, “no haber abierto las piscinas, a pesar de lo que hubiera sido mi deseo”, porque “tenemos las mejores instalaciones de la comarca y hemos obligado a que mucha gente que ha venido a Villaseco de vacaciones se vaya con sus hijos a las piscinas de otros pueblos de la zona y después regresen al pueblo con los abuelos”.

Y hablando de las piscinas, el alcalde recuerda que “estamos buscando una familia que se haga cargo del bar-cafetería y de las piscinas, ofreciéndole también vivienda para que no tengan que buscar casa para vivir”, unas instalaciones que además se ampliarán en breve con la creación de un comedor en el bar-cafetería para poder ofrecer también el servicio de restauración. “Las personas interesadas pueden llamar al teléfono 689 183 215, donde les daré toda la información que precisen”, añade el regidor.

Otra de las obras que acometerá próximamente será la construcción de una depuradora de aguas residuales en la pedanía de Gejo de los Reyes, “porque es importante. En Villaseco tenemos depuradora desde que se hizo la red de Cabeza de Horno, y hace unos años ya se modernizó, por lo que ahora le llegaba el turno a Gejo, que es el núcleo de población con mayor número de habitantes del municipio después de Villaseco de los Reyes”.

A estos se suman Campo de Ledesma y Berganciano, lo que hace que el municipio tenga una red de caminos de más de 100 kilómetros, por lo que no deja de ser una preocupación constante del alcalde y un gasto extraordinario para el Ayuntamiento, pues cabe señalar que la actividad principal en la zona es la ganadería y son los caminos una infraestructura vital para la economía de muchas familias al permitir el acceso a cada una de las explotaciones.

Tanto la depuradora de aguas residuales en Gejo como el comedor en el bar de las piscinas son obras que se financiarán a través de los Planes Provinciales de la Diputación y la correspondiente aportación del Ayuntamiento, además del asfaltado de algunas calles. Por otro lado, otra de las actuaciones previstas en Villaseco es la sustitución de las luminarias actuales, aún pendientes de cambiar, por otras led de menor consumo, una actuación con la que se pondrá fin a un proyecto iniciado por el Ayuntamiento hace algún tiempo en todo el municipio y que ya han visto finalizado las pedanías.

Buena marcha de la Mancomunidad

En cuanto a la Mancomunidad de Cabeza de Horno, “va fenomenal”, asegura Arturo de Inés. Después de la obra de mejora en el ramal de Berganciano, que abastece la Zona Uces, “no hemos vuelto a tener una avería”, a lo que se suma el pago del agua casi al día de los municipios mancomunados, especialmente los de mayor entidad, lo que no deja de ser un alivio para las arcas de la entidad supramunicipal.

Pendiente se encuentra el presidente de la Mancomunidad de la obra anunciada por Iberdrola para bajar el nivel de la presa 25 metros, lo que supondría un problema para el actual sistema de captación de agua. “Hemos llegado a un acuerdo por el que Iberdrola correría con todos los gastos para bajar los flotadores de los brazos, unas bombas más potentes, cambiar el cableado y todo lo necesario para que el sistema funcione; solo estamos a la espera de que nos confirmen el inicio de la obra”, asegura De Inés.

Consultas médicas

Pero sin duda una de las preocupaciones principales del alcalde en estos momentos es la ausencia de consultas médicas en los consultorios, situación que viene derivada de la pandemia de coronavirus, aunque Arturo de Inés no se muestra satisfecho por la situación que están sufriendo, especialmente por “los matrimonios mayores que tenemos, personas de más de 80 años que no están preparadas para pedir una consulta por teléfono”. En principio, Arturo de Inés se muestra paciente porque “la información que se nos había dado era que no se iban a cerrar consultorios, y en eso estamos trabajando, de momento estoy a la espera a ver si finalmente se cumple la información que tenía”.

Suspensión de las fiestas

El otro trago amargo de estos días de pandemia es la suspensión de las fiestas: “Hemos suspendido casi todo para evitar una posible propagación del virus”, señala De Inés. Los actos religiosos se limitarán a la misa en la ermita de Nuestra Señora de los Reyes el 8 de septiembre a las 12 del mediodía, no habrá procesión ni se echará la bandera en honor a la Virgen. El único acto lúdico de este día será la actuación del grupo Malajota Folk a las 18.00 horas, aunque previamente se han celebrado varias actividades culturales y lúdicas, una programación que ha venido desarrollándose desde finales del mes de julio.

Por último, como despedida, Arturo de Inés quiere decirle a sus vecinos que continuará “trabajando y luchando por el bien pueblo, como he hecho siempre, porque ha sido mi ilusión, con el compromiso de mantener los servicios necesarios para que puedan vivir dignamente, felicitarles las fiestas y a ver si para el año que viene podemos hacerlas normalmente. Que se cuiden y que respeten las medidas seguridad para que el año que viene estemos todos para celebrar las fiestas.