Lunes, 28 de septiembre de 2020
Béjar al día

El centro de recuperación de fauna salvaje de Salamanca libera un buitre leonado en Lagunilla

El Día del Buitre se ha celebrado soltando en el observatorio del paraje de Agualmedio al único ejemplar de buitre leonado recuperado en el centro Las Dunas  durante este año. 

Aprovechando la conmemoración del ‘Día del Buitre’ el centro de recuperación de fauna salvaje ‘Las Dunas’ ha soltado ayer en Lagunilla un buitre leonado encontrado hace unos 15 días por unos agentes medioambientales en la zona de San Esteban de la Sierra.

El animal se encontró sin lesiones pero muy debilitado por inanición. Es frecuente que en época de cría, los pollos de buitre abandonen el nido y no consigan alimentarse por sí mismos, lo que acaba debilitándoles hasta el punto de no ser capaces de encontrar carroña y morir.

La suerte de esta cría de buitre leonado es el haber sido encontrado a tiempo por los agentes medioambientales que lo han llevado al centro de recuperación de Salamanca, donde ha estado aproximadamente dos semanas alimentándose y fortaleciéndose para su puesta en libertad.

Se trata del único ejemplar de esta especie que el centro Las Dunas ha recuperado este año, ya que cuenta su responsable, Jaime Tejedor, que los demás han llegado al centro de recuperación en estado grave y sin posibilidades de sobrevivir. Los problemas con los que se encuentran estas aves son las colisiones con los tendidos eléctricos, los tiros de cazadores y los envenenamientos por la ingesta de cadáveres de animales domésticos tratados con medicamentos que resultan letales para su especie, por eso cualquier despojo depositado en los muladares tiene que llegar certificado por los veterinarios, con la acreditación pertinente de que es carne apta para su consumo por estas aves carroñeras.

Existe una polémica con los ganaderos porque algunos han manifestado que los buitres atacan a los terneros al nacer, algo que desmiente categóricamente el responsable del centro de recuperación, explicando que realmente lo que quieren los buitres cuando un ternero nace es la placenta, un alimento para ellos con un alto nivel de nutrientes, nunca atacan a animales vivos.

Hay núcleos importantes de buitres leonados y negros en la zona de Las Batuecas y alguna pareja en Béjar, se desplazan largas distancias cuando la comida escasea, por lo que dependen de los muladares para mantener núcleos estables, ya que no hay tantos animales salvajes de gran tamaño, como jabalíes o venados que mueran, para alimentar a la población de la zona.

El buitre ha sido liberado junto al centro de observación de aves en el paraje Agualmedio de Lagunilla, después de contar con la aprobación de la Junta de Castilla y León, a la que siempre se da aviso del lugar elegido para la suelta. El animal va doblemente anillado con el anillo oficial y otro científico de rastreo que controlará sus movimientos.

El centro de recuperación de fauna salvaje de Salamanca cuenta actualmente con un responsable y aproximadamente una  docena de voluntarios, muchos de ellos procedentes de carreras como biología o ciencias medioambientales que colaboran estrechamente en la recuperación de animales, es el caso de la bióloga Lucía Hernández que ha participado en la suelta.

El alcalde de Lagunilla José María García, se ha mostrado muy satisfecho porque se haya elegido la zona del observatorio que ha tenido tanto éxito desde que se inauguró hace unos meses y que ahora piensa mejorar para lograr aumentar la cabaña de buitres negros y leonados, con agua corriente para que la lámina agua favorezca la captura de imágenes, y placas solares para facilitar la conexión ininterrumpida de cámaras de filmaciones.

Las personas interesadas en visitar el observatorio pueden ponerse en contacto telefónico, unos días antes, con el Ayuntamiento de Lagunilla o a través del correo electrónico ayuntamientodelagunilla@hotmail.com. El máximo del aforo permitido para mantener las distancias de seguridad debido a la COVID es de cuatro personas.