Miércoles, 28 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Un gran trabajo físico permite al Ciudad Rodrigo caer sólo por la mínima ante el Guijuelo de 2ªB

Los visitantes pudieron haber engordado el marcador en el tramo final, cuando sí tuvieron varias ocasiones muy claras

Aunque de la chimenea de los vestuarios del vecino Pabellón Eladio Jiménez (que utilizaron los árbitros y el Guijuelo) salía una profusa ‘fumata negra’ en los prolegómenos de la hora fijada para el arranque del partido, por fin en la tarde del sábado hubo ‘fumata blanca’ en torno al fútbol en Miróbriga tras casi seis meses de ausencia, con el primer encuentro de pretemporada del equipo Senior de Regional de Aficionados del Ciudad Rodrigo CF frente al Guijuelo de 2ª División B, que también estrenaba el curso, para el cual ellos sí tienen fecha de inicio de Liga.

De aquella lejana tarde todavía de invierno frente al Ribert en la cual los mirobrigenses se impusieron 2-1 y tras la cual ‘todo se detuvo’, apenas había una novedad en el 11 con el cual el Ciudad Rodrigo saltó a su feudo: la de Santi Pineda, llegado del Ribert. En el descanso, y a lo largo del segundo tiempo, hicieron su debut con la camiseta mirobrigense varios fichajes más: Alberto (llegado del Juvenil del Navega, en la portería), Guille (del Juvenil de Unionistas) y Toño (del Covadonga), además de registrarse el retorno al Ciudad Rodrigo de dos antiguos canteranos como Samu y Adrián Vicente, y de un veterano como Pelu.

Junto a ellos, fueron saltando al campo otros jóvenes de la cantera y del filial como Cence, Jesús Guerrero, Antonio y Javi Casti, acabando por formarse un 11 totalmente diferente al inicial. El Guijuelo, como es lógico en estos partidos de pretemporada, y más aún en el primero, también fue realizando un importante carrusel de cambios, de una forma un poco más retardada que los mirobrigenses, que fueron resistiendo y resistiendo gracias a un gran derroche físico hasta acabar cayendo sólo por 0-1.

LA CRÓNICA

Y es que el encuentro de la tarde sabatina en el Francisco Mateos fue dominado en su conjunto por el Guijuelo, que fue quién monopolizó las ocasiones de gol que hubo (tampoco demasiadas), aunque las dos partes fueron bastante diferentes una de la otra. En la primera, el dominio de los visitantes sí que fue muy intenso, desarrollándose la mayor parte de este período en el campo del Ciudad Rodrigo (que fue el contrario al habitual al perder el sorteo inicial, y escoger cambiar el Guijuelo para que les molestase menos el sol).

Al partido le costó coger ritmo ofensivo, y aunque el Guijuelo fue acumulando un par de córners, y algún tiro que fueron tapando los mirobrigenses, así como una contra que cortó Pablo, el primer ‘tiro real’ no llegó hasta el 22’, obra de los visitantes desde dentro del área, marchándose muy desviado. Curiosamente, el único tanto del encuentro llegó prácticamente después: en el 24’, el Guijuelo botó una falta en 3/4 de campo, que repelió bien Pepo por bajo, pero el balón quedó suelto, posibilitando un pase de la muerte que no falló Borrego.

Con el gol, el encuentro no cambió mucho, sumando los visitantes algunas ocasiones más, aunque no de excesivo peligro: Pepo cogió un balón por el suelo en una jugada que se fue embarullando, e hizo una buena parada a un tiro a media altura desde la frontal, mientras que hubo dos intentonas que se fueron por encima del larguero, ambas con la firma de Pozo. En lo que respecta al Ciudad Rodrigo, apenas se puede hablar de dos córners botados (uno no encontró rematador y el otro lo cogió el portero) ya en los minutos previos al descanso.

En la segunda parte, el Guijuelo mantuvo el control general de la situación, aunque el partido se abrió mucho en todos los sentidos, reduciéndose asimismo la claridad del juego y viéndose un mayor cúmulo de imprecisiones por ambas partes, lo que se incrementó con los continuos cambios, que en el caso del Ciudad Rodrigo fueron encajando bien, manteniendo el nivel de esfuerzo demostrado por sus compañeros en el primer tiempo.

Tras una buena llegada al área por la izquierda de Javi Moríñigo, cuyo pase fue despejado, la ocasión más clara del Ciudad Rodrigo tuvo lugar en el 57’, con un disparo lejano de Alberto García, que fue bien interceptado por el portero. Como ese tiro no llegó a buen puerto, y a la hora de realizarlo le estaban haciendo falta, hubo un libre directo botado por él mismo que se fue un poco desviado. Más tarde, en el 65’, Alberto García protagonizaría una llegada al área -tras recibir el balón sacado por Alberto desde la portería- que no se aprovechó.

En ese primer tramo de la segunda parte, el Guijuelo también hizo alguna escaramuza, sobre todo a balón parado, con un córner que fue rematado de cabeza golpeando en un jugador mirobrigense, y con una falta desde una posición similar a la acción del gol del primer tiempo que se marchó desviada. El Guijuelo incrementó su peligro desde la mitad de este período hacia adelante, con un ramillete de ocasiones que pudieron acabar en gol.

Cronológicamente, en el 69’, Alberto sacó con los pies un remate dentro del área, tras el cual hubo otro en el 73’ que se marchó alto; en el 81’, Samu le birló el balón a un rival en la frontal del área pequeña cuando se había quedado solo para rematar a placer ante Alberto; en el 86’, el guardameta mirobrigense le quitó el balón a otro rival que se había quedado frente a él; y en la última acción del partido, en el 90’, el Guijuelo envió un balón desde la derecha del área, casi sin ángulo, que se paseó por delante de la línea de gol mirobrigense sin encontrar rematador.

En todo este tramo final, el portero suplente de los visitantes apenas tuvo que intervenir, siendo lo único mínimamente reseñable del Ciudad Rodrigo un falta botada por Marcial en el 88’ que despejó sin problemas la defensa del Guijuelo. Por lo tanto, el encuentro concluyó con victoria de los chacineros por la mínima, resultado que a fin de cuentas dejó satisfechos a ambos equipos para el momento en el que están.

/ZONA MIXTA/

El técnico del Guijuelo, Jacobo Montes, señaló tras el encuentro que había sido “un partido muy, muy, muy típico de pretemporada, con poquito ritmo y mucho calor sobre todo en la primera parte”, pudiendo “sacar conclusiones” de lo que calificó como “una sesión de entrenamiento más”.

Teniendo en cuenta que “el resultado es lo de menos”, Jacobo Montes expresó que marchaba “contento sobre todo por la primera parte, especialmente los últimos 25 minutos”, mientras que en la segunda, “cuando se enfrió todo, se volvió el juego muy sucio a nivel deportivo, y ya no hubo esa continuidad y esa fluidez en el campo rival, y ya no estuvimos tan bien como en la primera”.

Jacobo Montes habló asimismo de la falta de público: “el fútbol sin espectadores es menos fútbol, pero bueno, es lo que nos toca y esperamos revertir pronto esta situación y que todo vuelva a la normalidad que teníamos hace 7-8 meses”, añadiendo que está “deseando que la gente vuelva a los estadios porque el fútbol es el opio del pueblo”.

También habló de la ausencia de público el técnico local, Aris Marcos, indicando que “después de 6 meses hemos podido volver a disfrutar un poco del fútbol, pero de una forma un poco triste, porque al final este tipo de partidos, con el Guijuelo que hace el esfuerzo de venir (lo que es un premio para nosotros), lo tenemos que jugar a puerta cerrada, y para nuestra afición es un varapalo, porque quería venir mucha gente”. El técnico añadió que “hay que respetar todas las medidas que están poniendo, pero no entiendo por qué en otros campos se puede jugar con público y aquí no”. Respecto al césped, agradeció el trabajo de Juan: “el terreno de juego estaba muy bien”.

En torno al partido en sí, Aris Marcos explicó que en el primer tiempo habían estado “muy serios”, teniendo que realizar “un partido muy físico, de colocación, de rigor táctico muy fuerte, porque ellos son un equipo que estoy seguro que va a intentar ascender”. De este modo, “hemos hecho todo lo que hemos podido, correr detrás del balón como caballos, teniendo “pocos disparos, con poca presencia de cara a gol, pero ellos salvo 3-4 que han tenido al final tampoco ha sido un partido de ocasiones para nadie”.

Aris Marcos aseguró que se iba “contento: hemos estado bien, hemos ganado kilómetros, y el resultado es lo que menos nos importa en estos momentos, pero es bueno, para el vestuario es un impulso: no es lo mismo quedar 0-1 que 0-6”. Por último, el técnico incidió en que “hemos hecho debutar juveniles y chavales del filial en el segundo tiempo que lo han hecho fenomenal, y al final hemos acabado jugando con 9 chavales de la cantera”.

> NEXT

Como siguientes citas, el Guijuelo viajará el miércoles a Segovia para medirse a la Gimnástica Segoviana, mientras que el Ciudad Rodrigo jugará ese mismo día frente al Salamanca UDS en El Helmántico de Salamanca. Los mirobrigenses tenían previsto jugar el próximo sábado 12 frente a la UD Santa Marta en tierras tormesinas, pero este partido se ha aplazado para las semanas siguientes. Pese a todo, es posible que el Ciudad Rodrigo acabe jugando algún partido el próximo fin de semana en el Francisco Mateos.