Lunes, 28 de septiembre de 2020

Pobre Aarón

Nadie hizo nada por salvar a Aarón. Antes de cumplir dos años y medio ya estaba enterrado. Murió en el hospital Universitario de Alicante el 17 de septiembre de 2018 con su pequeño cuerpo cubierto de hematomas (más de una decena repartidos por pecho, brazos, cuello y piernas) y erosiones multiples. La causa última de la muerte fue estrangulamiento. Su madre Cristina J. M. y el novio de ella, José Antonio P. V. escuchan durante toda esta semana en la Audiencia de Alicante, en la sede de Elche, lo que dicen los pocos testigos del infierno de Aarón y los demoledores informes médicos. La Fiscalía pide para ambos 28 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y otro de malos tratos habituales. La acusación particular, representada por el abogado Marcos García-Montes en nombre del padre biológico del pequeño, solicita que se les aplique a ambos la prisión permanente revisable (ABC)

La violencia de género, me refiero contra la mujer, en demasiados casos es un chiringuito, bien pagado por los intereses de la izquierda. La violencia no tiene género y debe ser atajada de inmediato y meter en la cárcel al criminal que la cometa, sea hombre, mujer, padre o madre. Y más en los casos de indefensión del menor, como el caso de Aarón. Dar potestad a los forenses  para determinar crímenes de esta calaña, es perder el tiempo en memeces burocráticas. El juez debe encarcelar a estos facinerosos. Y dependiendo del delito, como es este caso, cárcel a perpetuidad, ya que la Constitución prohíbe la pena de muerte, que bien merecida la tienen. Luego nos encontramos con fiscales "blanditos", piden la pena menor y si la ley les diera un resquicio mental pedirían la absolución.

Justifican que eran fumadores de “porros”   A la sociedad no nos importa si son consumidores habituales de porritos. Son seres inhumanos, todo el ceba su odio contra un ser indefenso. Jamás deben pisar la calle. Cada vez hay  más consumidores de porros... no augura nada bueno la ingesta de marihuana. Los estudios médicos indican

Estudios sobre consumo de marihuana

La marihuana deteriora la memoria porque el THC (o tetrahidrocannabinol es el cannabinoide más conocido de la marihuana) altera la forma en que el hipocampo, un área del cerebro responsable de la formación de recuerdos, procesa la información. dificultades para pensar y para resolver problemas de memoria y de aprendizaje, falta de coordinación, percepción distorsionada de la realidad La mayor parte de los datos que respaldan esta afirmación provienen de estudios con animales. Por ejemplo, las ratas expuestas al THC en el útero, al poco tiempo de nacidas o durante la adolescencia, mostraron problemas notables con tareas específicas de aprendizaje y memoria cuando tuvieron más edad. Además, el deterioro cognitivo en las ratas adultas está asociado con cambios estructurales y funcionales en el hipocampo debido a la exposición al THC durante la adolescencia.

A medida que las personas envejecen, pierden neuronas en el hipocampo, lo que disminuye la capacidad de aprender información nueva. La exposición crónica al THC puede acelerar la pérdida de neuronas del hipocampo relacionada con la edad. En un estudio, las ratas expuestas al THC todos los días durante 8 meses (aproximadamente el 30% de su expectativa de vida) mostraron un nivel de pérdida de células nerviosas a los 11 o 12 meses de edad, equivalente al de ratas que no habían estado expuestas a dicho consumo.