Lunes, 28 de septiembre de 2020

El rey rodeado de avispas

     Franco lo nombró su heredero y él desmanteló la dictadura de Franco y nos trajo la democracia a todos. Sin guerras y a pesar de todas las amenazas. Nos trajo más años de libertad que nunca en la Historia de España. Pero crio buitres  puros con el culo puro.

     Unos patanes ignorantes quisieron dar un golpe de estado y él defendió la democracia otra vez.  Defendió la cultura y creó los premios Príncipe de Asturias. Visitó a Ernesto Sábato en su casa modesta en un barrio.

     En medio de palabrerías y de retóricas, cuando un dictador soltaba morralla, él dijo sin ceremonias: “por qué no te callas”. Lo admiré hasta el infinito en ese momento, en contra de todas las hipocresías y sahumerios en el pecho. Para mí es una cumbre de la poesía contemporánea. Que un tipo pudiera hablar así de espontáneo  en medio de tanta comedia me dejó deslumbrado.

     En mi libro “El delirio del fuego” conté que un anarquista lo secuestraba en las afueras de Compostela para hablar con él de filosofía. Le mandé el libro y su secretario me contestó con todo afecto.  Una vez más se saltaba las fórmulas, estaba vivo.

     Y ahora vienen los  Inmaculados a acosarlo y lo echan del país. Conozco a esos Inmaculados. Uno que viajó  conmigo consideraba inmoral aceptar un café que le servían sin cobrar pero admitía matanzas indiscriminadas de personas en nombre de una doctrina. Pero él parece un rey ácrata, travieso y solitario. Me gusta.

     Hay personas mucho más dañinas para la Humanidad, hay seres que nos machacan todos los días (de manera legal o ilegal) y nadie los persigue. Los jueces tienen un millón de casos sin resolver de hace años pero buscan casos nuevos resonantes.

ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR