Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Araujo Compliance: el cumplimiento normativo para las pymes

Ofrecen servicios a sus clientes con la calidad que exigirían para ellos mismos, adaptándose a todas las necesidades
Juan Manuel Araujo, gerente de la empresa

Después de una larga experiencia en la empresa privada, a mediados de 2019, surge en pleno centro de Salamanca un proyecto emprendedor de servicios a empresas en el ámbito de la protección legal y mejora de todos aquellos aspectos relacionados con el aspecto más importante de cada organización: su capital humano.

Araujo Compliance, con personal altamente formado y en continuo reciclaje, ofrecen servicios a sus clientes con la calidad que exigirían para ellos mismos, adaptándose a todas las necesidades y siendo flexibles a las especiales características de cada organización y sector, porque saben que cada empresa es un mundo diferente.

Los objetivos y valores de Araujo Compliance

Desde Araujo Compliance buscan crear empresas éticas, responsables y respetuosas con las normativas legales externas e internas y con una responsabilidad social corporativa consagrada. Para ello ofrecemos a nuestros clientes servicios de compliance, planes de igualdad y consultoría de RRHH (reorganización, mediación organizacional y empresarial, gestión de recompensas y sistemas de motivación, creación de pactos previos de socios).

Los valores fundamentales en los que se apoyan son la seguridad y la confianza, la humanización, la igualdad y el trabajo en equipo con sus clientes.

¿De qué hablamos cuando escuchamos la palabra ‘Compliance’?

Tras las últimas reformas legales en materia penal que han ocasionado que las personas jurídicas pueda llegar a ser penalmente responsables por la comisión de delitos, éstas deben contar con un sistema de gestión, prevención y evaluación de riesgos legales, es decir, un sistema de cumplimiento normativo o compliance para evitar que sus administradores y directivos puedan ser condenados por hechos delictivos cometidos en el seno de la organización sin que hayan sido establecidos sistemas de control para evitarlo.

Además de la seguridad legal que desemboca en la exención o atenuación de la responsabilidad penal de su empresa, son varias las ventajas que aporta disponer de un adecuado programa de cumplimiento normativo: mejora de la imagen interna y externa de su empresa, otorga un plus de confianza extra a sus clientes y proveedores y aumento de la motivación y eficacia de sus empleados al sentirse en un entorno seguro de trabajo

Por último, desde Araujo Compliance nos recuerdan que disponer de un sistema de gestión de riesgos, es cada vez más, un requisito imprescindible para toda empresa que desee contratar con cualquier administración pública.