Despliegue de Policía Nacional, Local y Guardia Civil, tras un tiroteo en el barrio de Buenos aires

Los hechos tenían lugar en la madrugada del sábado 22, cuando un hombre de 36 años insultaba y amenazaba a otros vecinos desde su ventana

Arma y munición intervenida al detenido en esta intervención de la Policía Nacional

Un varón de 36 años, con 23 detenciones, principalmente, por delitos de trafico de drogas, tenencia ilícita de armas y amenazas, entre otros, era arrestado el sábado 22 de agosto, a las 4.00 horas, como presunto autor de delitos de desórdenes públicos y tenencia ilícita de armas.

Media hora antes se informaba a la Policía de que se acababan de producir unos disparos en la calle Villanueva de la Serena, en el barrio de Buenos Aires. Allí, las dotaciones policiales observaron cómo numerosos vecinos estaban asomados a las ventanas de sus viviendas.

En  una de ellas, se encontraba un individuo insultando y amenazando de muerte a otros vecinos, que le respondían en los mismos términos. Los agentes trataron de calmar al sujeto, que no hizo caso. Además, en el lugar, vieron “varias vainas percutidas por lo que extremaron las medidas de seguridad ante la evidencia de que pudiera portar un arma de fuego”.

Por eso, se acordonaba el edificio asegurando las posibles vías de escape, con la colaboración de la Policía Local y Guardia Civil que acudieron al escuchar las detonaciones.

La tensión creción cuando los funcionarios desplegados escucharon en ese momento el sonido de cartuchos metálicos al ser introducidos en un cargador y la posterior alimentación de un arma.


“Momentos después se observó como una mujer de avanzada edad bajaba desde algún piso superior del edificio y entraba precipitadamente en la vivienda del individuo posteriormente detenido. Escasos minutos después la mujer volvía a salir y, cuando iniciaba una rápida subida a los pisos superiores, agentes policiales la interceptaron preguntándole si le habían entregado algún arma o efecto a lo cual respondió negativamente. No obstante uno de los funcionarios vio como pese a los intentos de la mujer por sujetarla con las rodillas, un arma se le caía entre las piernas y se procedió a la incautación del arma y a la identificación completa de la mujer”, relatan fuentes policiales.

Por eso, tras informar al individuo que se encontraba parapetado en su vivienda de lo sucedido con la mujer que había salido de la misma, “y después de arduas labores para tranquilizarle”, él mismo accedió a deponer su actitud. En el rellano de su vivienda fue detenido e  ingresado en los calabozos de la Comisaría. 

El detenido, junto con las diligencias instruidas, fue puesto a disposición judicial el domingo y quedó en libertad con cargos.