A 15 días del futuro

Es un buen momento para que recordemos ese dicho repetido tantas veces de que “los jóvenes y los niños son el futuro”. Pues ahí están, en unos 15 días, más de 8 millones de alumnos y más de 700 mil profesores se enfrentarán a su futuro con el nuevo curso escolar que se prevé empiece, aunque no se sabe dónde ni cómo. 

Hay Comunidades Autónomas que aún no han aprobado su protocolo de vuelta al colegio. A pocos días de empezar las clases, muchos centros educativos tienen los mismos profesores, recursos y medios que tenían el curso pasado, lo que quiere decir que no cumplen los parámetros que se dice han de cumplir, para su funcionamiento en una situación tan preocupante como la que tenemos encima debido a la pandemia. 

La persistencia de la Covid-19 está obstaculizando el derecho de los niños a la educación. Es importante que el Gobierno y las Comunidades Autónomas prioricen la educación contratando el profesorado necesario e introduciendo medidas y recursos para que el aprendizaje sea accesible durante estos tiempos difíciles. Ello requiere mayor dotación económica, sin duda. Pero es preciso garantizar que los niños puedan luchar contra la exclusión social y por su futuro, que es el de todos. No podemos permitir que prevalezca y se ahonde aún más la brecha digital durante la pandemia, porque eso lleva directamente a las desigualdades y a la exclusión social de una parte importante de la sociedad. 

Un buen número de planes y protocolos elaborados por los gobiernos autónomos que tienen las competencias en educación carecen de realismo y de consenso. La comunidad educativa y los sindicatos apuestan por la clase presencial, con el alumno en los centros. Pero no comparten ese concepto idílico de que se hagan grupos de convivencia para que no se mezclen, poner medios de separación entre alumnos y detección rápida de posibles casos, porque pueden chocar con la realidad de los centros, si no se dotan de lo necesario para poder llevarlo a cabo con las medidas de seguridad para alumnos y profesores.

La reactivación de la pandemia no permite pensar en una vuelta al cole con la normalidad de otros años. La presencia de los alumnos en las aulas debería ser el objetivo a alcanzar, por ser la más deseable, aunque haya que ir a la reducción de la ratio de alumnos por grupo. La alternativa semipresencial mantiene cierta sociabilidad del alumno y la educación virtual, a distancia y en casa habría que tratar de evitarla. En cualquier caso, las circunstancias exigen un incremento de inversión en educación, empezando por incrementar el número de profesores que habría que contratar sin más demora. 

El confinamiento en la última parte del curso anterior puso de manifiesto tres cosas: que la enseñanza virtual o en línea es insuficiente para la formación completa del niño; la existencia de la llamada brecha digital y la necesidad de una alfabetización digital y virtual. 

La enseñanza virtual es insuficiente porque, además de la falta de socialización necesaria de los niños, el ordenador no da todas las herramientas necesarias para el proceso de aprendizaje. Las hipotéticas aulas digitales a distancia llevan implícito, hoy por hoy, tres brechas digitales: Disponibilidad de espacio en casa y de aparatos digitales necesarios, que muchos no pueden comprarlos porque no están a su alcance; Conectividad, en muchas zonas, especialmente rurales, no hay cobertura suficiente para conectarse; Alfabetización para el uso de los dispositivos electrónicos y dominio del lenguaje digital y virtual, cosa que afecta no solo a los alumnos, también a muchos profesores. 

A todo ello hay que añadir la dificultad para los padres de hacer compatible la atención de los niños con sus respectivos trabajos. Cada gobierno autonómico está formulando sus propios planes de “vuelta al cole”, lo que añade más confusión. Esperemos que la reunión de la Comisión General de Educación con el Secretario de Estado y los Viceconsejeros autonómicos para el día 25; la del 27 de los ministros de Educación y Salud con los Consejeros Autonómicos y la Conferencia de Presidentes prevista para antes de que comience el curso den luz y soluciones a tan difícil situación e importante asunto.

Les dejo “Cuando volvamos al cole” canción grabada en tiempo difíciles: 
https://www.youtube.com/watch?v=jKi_lfFonLc&feature=youtu.be                                                                                                                
                                                                                                          Aguadero@acta.es

Francisco Aguadero Fernández, 21 de agosto de 2020.