Lunes, 28 de septiembre de 2020
Béjar al día

Unas 350 personas participan en la Marcha Blanca convocada por el equipo de Gobierno de Béjar

La Alcaldesa de Béjar asume toda la responsabilidad por la manifestación convocada por su grupo, pese a las recomendaciones del Ministro de Sanidad que desaconsejaba, ayer mismo, las reuniones de más de 10 personas

Durante la tarde del viernes, 14 de agosto, ha tenido lugar en Béjar la manifestación convocada por el equipo de Gobierno socialista del Ayuntamiento de Béjar, para pedir a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León la devolución de los servicios de urgencias del Hospital Virgen del Castañar, que fueron trasladados a Salamanca durante la crisis del COVID-19.

Unas 350 personas, según fuentes de Policía Nacional,  han acudido a esta concentración pese a las recomendaciones, esa misma mañana, del ministro Salvador Illa que desaconsejaba las reuniones de más de 10 personas. No obstante, la Alcaldesa de Béjar ha declarado que no se ha tratado de una concentración ni de una aglomeración sino de una marcha cívica.

“Algunos cacareando 140 días que había que hacer algo y a la hora de la verdad están escondidos en sus casas...” Alcaldesa de Béjar


La manifestación ha partido del centro de salud María Auxiliadora, ha pasado por el hospital Virgen del Castañar y ha finalizado en la Plaza Mayor, con la lectura de un manifiesto por parte de la Alcaldesa de Béjar, cuya intervención ha comenzado dando las gracias a las personas que han acudido al llamamiento realizado desde el Ayuntamiento de Béjar.

La Sra. Martín ha manifestado a los medios de comunicación que había mucha gente esperando esta convocatoria, y además ha declarado “Yo  soy sanitaria y soy socialista, no tengo ninguna intención ni ningún interés en que el hospital de Béjar se desmantele, ni tengo ninguna intención de hacerle el caldo gordo a la Junta de Castilla y León, no lo hemos hecho antes porque hemos tenido sentido de la responsabilidad, entendiendo que cuando la crisis estaba en su pleno apogeo eran necesarios los sanitarios y nuestros medios donde se estaba librando la verdadera batalla, pero ese tiempo ya pasó, hemos sido muy pacientes”.

Elena Martín, ha añadido que se le prometió que el hospital tendría de vuelta todos sus servicios antes del verano y “se han ido añadiendo escusas, es probable que no hayan encontrado médicos porque los contratos que hace la Gerencia Especializada de Salamanca son peores que los que se hacen en otras provincias, hay pocos médicos y si les planteas contratos por semanas, por fines de semana o por días, la gente prefiere irse a otros sitios”.

En cuanto a las medidas de seguridad en la manifestación la Alcaldesa ha declarado sentirse satisfecha “la gente ha cumplido escrupulosamente con las medidas de separación, ha habido mucha gente, pero no creo que haya más riesgo aquí que en una terraza o en el mercadillo del jueves… han venido familias y esa es la distancia de seguridad que no se ha cumplido, en cualquier caso hemos estado todo el rato haciendo paradas para decirle a la gente que se separase”.

Preguntada por el nulo apoyo a la Marcha Blanca del resto de partidos de la corporación municipal ha dicho: “el resto de los grupos de la oposición se han escondido detrás del riesgo que supone esta concentración, algo que yo no estimo de esa manera, los datos epidemiológicos en Béjar están estabilizados, no están creciendo, si hubiéramos pasado a nivel naranja hubiera desconvocado esta marcha cívica. Por tanto una gran decepción, unos por una cosa y otros por otra, algunos cacareando 140 días que había que hacer algo y a la hora de la verdad están escondidos en sus casas”.

La Alcaldesa ha finalizado sus declaraciones manifestando “me someto a las críticas y asumo toda la responsabilidad, como no puede ser de otra manera”.

Manifiesto leído en el balcón del Ayuntamiento por la Alcaldesa de Béjar

Desde su construcción en los años 60 el hospital Virgen del Castañar fue concebido como un hospital comarcal y desde su funcionalidad asistencial, tanto en consultas de especialidades como en la hospitalización se ha beneficiado nuestra amplia comarca, hemos asistido desde los años 90 a su paulatina degradación ya que se han ido perdiendo servicios y por tanto calidad asistencial.

Desde el traspaso de las competencias sanitarias a la Junta de Castilla y León el desmantelamiento del hospital ha sido casi continuo hasta llegar a quedar su hospitalización restringida a una de las dos plantas que tuvo.

Este año 2020 la crisis sanitaria mundial del COVID-19 hizo que fuera necesario aunar todos los esfuerzos y recursos en los lugares donde se estaba luchando contra la enfermedad, esa fue la razón por la que en el mes de marzo la gerencia del complejo hospitalario de Salamanca decidió llevarse nuestros recursos materiales, camas y diferente aparataje y sobre todo nuestros recursos humanos, médicos de las urgencias hospitalarias, consultas de medicina especializada, enfermeros, enfermeras y técnicos de cuidados auxiliares de enfermería.

En aquel momento comprendimos la gravedad de la situación y este ayuntamiento mostró una actitud de responsabilidad y de colaboración, arrancándoles a las autoridades sanitarias el compromiso de la reversibilidad de la situación previa al COVID, una vez que la pandemia lo permitiese. 

Se trazó un plan de desescalada que prometía la devolución de todo lo trasladado, a lo largo del mes de junio, comprometiéndose a que antes del verano el hospital Virgen del Castañar estaría en la misma situación anterior a la pandemia.

Tanto el aparataje como las consultas de especialidades y el personal sanitario de estas, así como el de la planta de hospitalización fueron devueltos pero no los médicos de urgencias hospitalarias que son los que tienen las competencias de hacer ingresos y supervisar la  planta de hospitalización.

Hemos sido pacientes a la espera de que se solucionase el problema de completar con este personal facultativo la actividad del hospital Virgen del Castañar. Pasado todo el mes de julio sin obtener más que buenas palabras comprobamos con estupor que no existe voluntad por parte de la Gerencia de Atención Especializada para devolvernos a nuestros médicos, ya que siguen contando con ellos en Salamanca incluso en el mes de octubre.

La atención e urgencias hospitalarias solamente de ocho a tres de la tarde, de lunes a viernes, es absolutamente insuficiente para dar un servicio de calidad  en nuestra ciudad y comarca, y sigue impidiendo que la planta de ingresos pueda estar activa.

Es por ello que  hoy nos manifestamos con todas las medidas de seguridad necesarias en este momento para reclamar que se cumplan los compromisos de la gerencia del complejo hospitalario, y estén, a la mayor brevedad, nuestros médicos de vuelta, para de ese modo poder volver a tener nuestro mermado hospital en pleno funcionamiento.

Hacemos desde aquí un llamamiento también a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León para que no siga en ese camino de deterioro de la Sanidad Pública que tanto trabajo costó conseguir a nuestras generaciones anteriores.

Nuestros médicos de urgencias de 24 horas ¡YA!