Miércoles, 28 de octubre de 2020
Béjar al día

El PP de Béjar e IU de Candelario se desmarcan de la Marcha Blanca convocada mañana

La  Marcha Blanca del Grupo Municipal Socialista, por la vuelta de todos los servicios del Hospital Viergen del Castañar,  se convoca sin el consenso de todos los partidos y a pesar de que Béjar vuelve a estar en alerta amarilla por los rebrotes del COVID-19

Hospital Virgen del Castañar de Béjar

La Alcaldesa de Béjar, Elena Martín, y la concejala de Sanidad, Ana V. Peralejo han convocado una Marcha Blanca para mañana viernes, con el fin de  presionar a la Consejería de Sanidad, gestionada por el partido ‘Ciudadanos’ en Castilla y León, para que regresen a Béjar los médicos que fueron trasladados a los hospitales de Salamanca, como refuerzo, ante la crisis sanitaria del COVID-19.

De esta convocatoria, no consensuada con toda la corporación municipal de Béjar, sino de parte del Partido Socialista, ya se han desmarcado el Partido Popular de Béjar e Izquierda Unida de Candelario, municipio afectado también por estar dentro de la zona básica de salud de Béjar.

El portavoz Popular de Béjar, Alejo Riñones, ha mantenido, ayer miércoles, conversaciones con la Dirección del Hospital Clínico de Salamanca y le han manifestado que hasta el 20 de octubre, como mínimo, no regresarán los médicos trasladados por dos razones, la primera que este verano se han establecido tres turnos de vacaciones para los facultativos que finalizarán en dicha fecha y no ha sido posible contratar a más por la alta demanda en el mercado de este tipo de profesionales, y por otro que actualmente no se pueden hacer planes a corto plazo cuando no se sabe cuál va a ser la evolución de la pandemia. Lo que sí le han asegurado es que cuando todo pase se restablecerán en Béjar todos los servicios tal y como estaban el día 15 de marzo.

Miguel Rodero, portavoz de Izquierda Unida de Candelario manifiesta el apoyo y la defensa de su grupo a la Sanidad Pública pero también se demarca de la Marcha Blanca convocada por el PSOE de Béjar, por entender que esta zona básica de salud se encuentra en una delicada situación de alerta amarilla  y añade que incluso Sanidad pide hoy mismo se “extremen las medida de precaución y prevención” en toda el área; por lo que considera que animar a hacer manifestaciones en este momento es irresponsable e incontrolable desde el punto de vista sanitario, creando, además, una falsa sensación de normalidad que dificulta el control del cumplimiento de las normas sanitarias durante la manifestación, por parte la Policía.