Lunes, 28 de septiembre de 2020
Las Arribes al día

“Lo más complicado ha sido la gestión psicológica de la pandemia”

Afirma sentirse respaldado en la gestión municipal por todo el equipo de gobierno, la coalición de Ciudadanos Y Psoe

Carlos Pedraz, alcalde de Lumbrales | ESTER CORREDERA

Carlos Pedraz acaba de cumplir su primer aniversario como alcalde de Lumbrales, un año complicado por la pandemia del Covid-19. 

¿Qué ha supuesto este peliagudo tema en la vida en Lumbrales?
Han sido unos meses complicados para todo el mundo, no solo para lo que es la gestión pública. Se han tenido que cerrar comercios y empresas, los autónomos han tenido que hacer muchísimos sacrificios. Los niños se han quedado sin escuela, los jóvenes sin universidad. La gente mayor se ha tenido que acostumbrar a un confinamiento muy férreo. Desde el Ayuntamiento creo que hemos hecho las cosas correctamente desde el primer momento: fuimos pioneros en tomar una serie de medidas, siempre consensuadas con los que iban relacionadas, en este caso hostelería, comercio y demás negocios del pueblo. Entendimos que había que minimizar los riesgos de contagio cuanto antes. Y hemos tenido la suerte de que en Lumbrales ha habido poquísimos casos, confirmado por PCR no ha habido ninguno.
 
¿Qué ha sido lo más complicado de estos meses en la gestión municipal?
La gestión psicológica que implica todo esto. A diario nos llamaban al alcalde y concejales afirmando que había 1, 2, 3 casos en Lumbrales, y es difícil gestionar esta situación, es difícil hacerle ver a la gente que hay que mantener la calma, no crear alarmismo. Respecto a temas municipales, llevábamos un ritmo de trabajo importante en obras municipales y el parón de estos meses ha supuesto encontrarnos ahora con muchas obras apelotonadas. No obstante ya hemos finalizado la remodelación de los embarcaderos municipales, hemos acabado el gimnasio, las obras en las piscinas y la renovación de parte de la red de abastecimiento de agua. Y nos hemos tenido que enfrentar a situaciones imprevistas, como tres roturas de tuberías en una semana en la misma calle.
 
¿Qué tiene previsto a medio plazo?
Hay que centrarse en 2 o 3 puntos. Uno es el presente: las obras de mejora de la red de abastecimiento, el cambio de luminarias y otras obras para un buen servicio al ciudadano. De cara al futuro próximo está la ejecución total de la obra de la residencia, pendiente desde antes de la pandemia. Y hay un tema muy importante:
instar a la Diputación a la apertura definitiva de la vía, del Camino de Hierro, algo prioritario para esta comarca. Y en esta legislatura tenemos que dejar operativo un parking de autocaravanas como apuesta de Lumbrales por el turismo en nuestra zona.
 
¿Se siente respaldado por el equipo de gobierno, coalición de Ciudadanos y Psoe?
No te voy a engañar si te digo que yo ahora mismo no tengo la idea de que en Lumbrales haya una coalición de gobierno, que haya dos partidos gobernando. No nos estamos guiando por siglas sino por la actividad en nuestro pueblo. Obviamente en el equipo de gobierno puede haber debate y habrá discrepancias, igual que con mis propios compañeros de partido. Ahora mismo para mí, y entiendo que para el resto de mis compañeros, en Lumbrales no hay pacto de gobierno sino que somos un grupo de personas que estamos trabajando por y para el pueblo y tiene que seguir siendo así.
 
¿Ha sentido el apoyo de los vecinos respecto a las decisiones tomadas por la pandemia?
La gente ha sabido valorar las medidas incluso muy impopulares tomadas desde el Ayuntamiento, medidas que podían chirriar el 10 de marzo, pero desde ahora habría sido una negligencia por nuestra parte no haberlas tomado. Estoy orgulloso de las medidas tomadas y los vecinos así nos lo han hecho llegar. El tema de la suspensión de los festejos taurinos y verbenas si es verdad que ha creado controversia. Nosotros entendimos que era mejor tomar la decisión con tiempo para que la gente pudiera reaccionar y no esperar a la crítica hora o que viniera impuesto, como han hecho muchos ayuntamientos. Nos reunimos toda la Corporación y adoptamos la decisión unánime de suspender los festejos populares. Bien es verdad que nosotros también hemos entendido que Lumbrales, los lumbralenses, tampoco se merecen, después de lo que han sufrido, no tener absolutamente nada. Ha sido muchísimo el sacrificio por parte de todos, la hostelería, el comercio y demás servicios. Es necesario, dentro de nuestras posibilidades, darle al pueblo esa vida que los propios vecinos demandan. Se ha creado un programa no de fiestas sino con actividades culturales bien definidas, con control estricto de aforo y medidas de seguridad. Desde el Ayuntamiento marcaremos las pautas para evitar problemas de masificación y apelamos al sentido común, a la responsabilidad de cada uno.