Lunes, 28 de septiembre de 2020
Las Arribes al día

La licencia urbanística parcial a la mina de uranio de Berkeley, una maniobra más de especulación de cara a la bolsa

La plataforma Stop Uranio recurrirá en el Juzgado la decisión del Ayuntamiento de Retortillo de autorizar un ‘troceado’ más del proyecto inicial para la extracción de uranio a cielo abierto en el Campo Charro
Berkeley saca ahora los terrenos de la SA-322 modificando nuevamente el proyecto / JAIME GRANDES

La plataforma Stop Uranio recurrirá le licencia urbanística parcial otorgada por el Ayuntamiento de Retoritllo al proyecto de extracción de uranio a cielo abierto, en el Campo Charro, promovido por  la empresa Berkeley.  

Para la organización antimina, el Ayuntamiento de Retorillo autoriza de este modo un nuevo “troceado del proyecto”, una licencia parcial que, “por este carácter, está prohibida por la normativa urbanística de la Comunidad autónoma”, y entienden que se trata de una nueva maniobra de especulación de Berkeley de cara a su cotización en la bolsa.   

El permiso ahora otorgado a Berkeley supone el “enésimo modificado y troceado del proyecto inicialmente presentado y aprobado según la Declaración de Impacto Ambiental de octubre de 2013, que era para la explotación Retortillo-Santidad”, recuerdan. Posteriormente la empresa minera, tras la oposición presentada por el Ayuntamiento de Villavieja, restringió el proyecto al término municipal de Retortillo, “y ahora sin la porción de terreno afectado por la carretera SA-322, que une Retortillo con Villavieja, al ser conscientes de la imposibilidad de obtener la licencia sin la enajenación del tramo de carretera afectado”, aseguran.

Para la plataforma antimina, “el Ayuntamiento de Retortillo ha venido a colmar el deseo de Berkeley: obtener una licencia urbanística, por muy parcial que sea, para poder presentar una apariencia de que el proyecto minero sigue adelante, a pesar de que no puede avanzar en la explotación de uranio hasta tener la autorización de construcción de la planta de tratamiento pendiente de otorgamiento por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Su único afán es visibilizar ante posibles inversores que el proyecto para extraer uranio en la provincia de Salamanca sigue siendo posible”.

Desde la Plataforma Stop Uranio anuncian que recurrirán la licencia otorgada, y solicitarán la suspensión cautelar de la licencia urbanística parcial hasta que se resuelva el recurso contencioso de la Autorización de uso excepcional en suelo rústico concedido en julio de 2017. “Confiamos en que la medida cautelar sea aceptada por el Juzgado de lo Contencioso correspondiente –añaden–, pues el Juzgado nº 2 de Salamanca así lo consideró por prejudicialidad, suspendiendo el procedimiento contencioso iniciado por Berkeley, al que ha renunciado ahora con vistas a obtener la licencia parcial, por la Licencia Urbanística denegada por la anterior Corporación municipal hasta que se resolviese el de la Autorización de uso recurrida por nosotros, ya que no es posible un permiso sin el otro”, aseguran desde Stop Uranio.

“El futuro económico de la zona necesita proyectos e inversiones que creen empleo y respeten el territorio y sus usos ganaderos y agrícolas, así como el uso del termalismo –añaden desde Stop Uranio, que (recuerdan que el balneario de Retortillo da empleo a más de 60 personas­- y, desde luego, el medio ambiente y la salud y bienestar de las personas”, concluyen.

Concentración de protesta el 22 de agosto en El Cruce

Por otro lado, la plataforma Stop Uranio ha convocado una nueva concentración de protesta contra la mina de uranio a cielo abierto en el Campo Charo. Será el 22 de agosto, a las 13.00 horas, en El Cruce (N-620 – SA-315), en el término municipal de La Fuente de San Esteban.