Sábado, 19 de septiembre de 2020

“Hemos inscrito el mismo número de equipos federados de la USAL que el curso pasado”

El nuevo director del SEFYD reconoce que “va a ser un año difícil”, explica los cambios que llegan y afirma que “mantener lo que tenemos es avanzar”

Vicente Rodríguez Pérez, nuevo director del Servicio de Educación Física y Deportes de la Universidad de Salamanca

Vicente Rodríguez Pérez, profesor de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia, es el nuevo director del Servicio de Educación Física y Deportes de la Universidad de Salamanca. Un ámbito en el que tiene experiencia, ya que fue el director del Servicio de Actividades Físico Deportivas y Tiempo Libre del Campus de Ponferrada, dependiente de la Universidad de León.

Su nombramiento ha pasado desapercibido, puesto que tenía lugar poco antes del confinamiento, lo que ha condicionado toda la actividad de la USAL. En cualquier caso, la institución académica ha estado trabajando para retomar su funcionamiento en septiembre y, en ese contexto, también habrá cambios en el deporte vinculado a la Universidad de Salamanca, por lo que es pertinente conocer las intenciones del nuevo director este servicio.

¿Qué supone este reto profesional?

Durante mi trayectoria como docente he ocupado diferentes cargos de gestión durante casi 10 años en la Universidad de León (director de Escuela, vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Salud y director del Servicio de Educación Físico Deportiva en el Campus de Ponferrada). Soy nacido en Salamanca y me he formado como fisioterapeuta en la USAL y desde hace 4 años ejerzo aquí como profesor. He estado vinculado en mi trayectoria laboral con el ejercicio físico y el Deporte. Y he conocido el Servicio en plena ebullición en mi época de estudiante en los 90 y como fisioterapeuta en numerosas competiciones junto a mi amigo y compañero el doctor Moreno. Por todas estas razones acepté la propuesta.

El SEFYD (Servicio de Educación Física y Deportiva) de la USAL tiene una dilatada trayectoria llena de éxitos. Pero es también un Servicio complejo, con numerosas áreas, actividades, instalaciones y personal, 27 personas. Todo esto hace que asumir la gestión del Servicio sea una gran responsabilidad, pero también un reto muy interesante.

¿Qué objetivos plantea?

A nivel interno, primero tenemos que reunirnos los miembros del Servicio y coordinar el trabajo para el Curso que viene, junto con Ana Ríos la Vicerrectora de Estudiantes. Tengo algunas propuestas que creo pueden ser positivas y que debo exponer antes al personal del Servicio.

Sí puedo adelantar que me gustaría fomentar la imagen corporativa del Servicio de Deportes y valorar los orígenes y la trayectoria del mismo. No debemos olvidar el pasado si queremos orientar el futuro. Y como profesor de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia me gustaría crear un área Salud e Investigación en el Servicio que cuenta con doctores entre su personal.

Respecto a las actividades, el principal objetivo del Servicio debe ser ese: servir. Va a ser un año difícil. La situación sanitaria es cambiante y nos obliga a ser prudentes y responsables. Pero a la vez tenemos la obligación de intentar mantener las actividades previstas y tratar de trasladar cierta normalidad.

¿Cuál es el papel de los equipos federados?

Siguiendo la premisa anterior, hemos inscrito el mismo número de equipos federados y modalidades deportivas que el curso pasado. Ojalá podamos completar la temporada con normalidad. En esta situación, mantener lo que tenemos es avanzar.

Nuestros equipos federados participan en competiciones del mayor nivel posible. Hay una relación directa entre el dinero que se invierte y el nivel deportivo. Si puedes atraer a los mejores jugadores, tu equipo será más competitivo. Pero eso es muy difícil de encajar en el deporte universitario actual. Por un lado, la financiación es limitada. Lejos quedan los presupuestos que permitían mantener a la Universidad equipos como el de fútbol sala o el baloncesto femenino en la máxima categoría. Comparar los presupuestos de entonces con los actuales provocaría sonrojo, a pesar de los casi 30 años trascurridos. Eran otros tiempos y era otra orientación del deporte universitario. Ahora los recursos son otros.

Por otro lado, el ciclo universitario hace que se formen grupos de jugadores que participan juntos durante sus años de estudio, formando a veces un grupo excelente de competidores y otras veces, no tanto. Hay que contar con ello.

Todo esto obliga a intentar buscar un equilibrio entre la financiación y la participación/competición, intentando que el nivel competitivo sea lo más elevado posible dentro de nuestras posibilidades. Y es un equilibrio complejo.

¿Cómo afectan las restricciones actuales?

La Junta aprobó un plan de medidas de prevención y control frente a la covid-19 tras el fin del estado de alarma (Bocyl, 20 de Junio). Esta normativa nos ha obligado a adaptar el uso de las Instalaciones para realizar ejercicio físico de forma libre. En las instalaciones de Salas Bajas (actualmente Peñuelas está en proceso de reformas) se ha ampliado el Servicio de limpieza gracias a la gerencia. Y la normativa se ha vuelto un poco más estricta con el fin de minimizar los riesgos.

Respecto a las competiciones, en el punto 3.20 se detalla que “…la práctica de la actividad deportiva federada de competencia autonómica y de ámbito nacional no profesional que se desarrolle en Castilla y León podrá realizarse de forma individual o colectiva, sin contacto físico, y hasta un máximo de 25 personas de forma simultánea en el caso de los entrenamientos. No se aplicará este límite en las competiciones donde las reglas federativas garanticen espacios diferenciados para cada equipo.”

Esta es la normativa actual que pensamos se actualizará a primeros de septiembre. Sería muy interesante que se indicase con exactitud cuáles son los deportes que se consideran de “no contacto”. Existe cierta discusión en la literatura sobre este tema y sería deseable un marco de referencia concreto.

También existen restricciones respecto a la asistencia de público a las competiciones que debe permanecer sentado y que no superar el 75% del aforo permitido, con un límite máximo de 500 personas para lugares cerrados y de 1.000 personas tratándose de actividades al aire libre.

¿Cómo se ha resuelto la devolución de los abonos de actividades deportivas de la USAL?

El Servicio de Deportes está procediendo a la devolución de los abonos de todas aquellas actividades deportivas que, como consecuencia del estado de alarma, tuvieron que ser suspendidas. Pero la cantidad a devolver se eleva a miles de euros que hay que repartir entre miles de personas de la comunidad universitaria, en la mayoría de los casos fraccionadas en pequeñas cantidades de entre 15 y 60 euros. Está siendo un trabajo tedioso que lleva mucha dedicación y un gran esfuerzo por parte de nuestros administrativos. Y aunque la mayoría de los usuarios ya han recibido el reintegro en sus cuentas, quiero pedir disculpas por los posibles retrasos y en especial a aquellos que pudieran no haberlo recibido aún. Que tengan la certeza de que se está atendiendo su solicitud y que es una cuestión de tiempo.