Sábado, 19 de septiembre de 2020

“Muchos profesionales tendrán que abandonar su actividad taurina para poder subsistir”

Ante un verano sin apenas festejos, desde la Unión de Picadores y Banderilleros de España siguen con sus reivindicaciones y denuncian “marginación ideológica”

Javier Gómez Pascual (derecha), banderillero zamorano y presidente de UNPBE

Siguen las reivindicaciones del mundo del toro y lo hacen cada vez con más fuerza. Los profesionales denuncian “marginación ideológica” y sus protestas se convirtieron hace unos días en el foco de las críticas. Defendieron su profesión y se plantaron sin complejos dos días frente al Ministerio de Trabajo y posteriormente en Toledo frente a Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social.

El motivo de estas concentraciones se basa en la discriminación hacía los profesionales taurinos por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) dependiente del Ministerio de Trabajo que no reconoce a los profesionales taurinos como artistas en espectáculos públicos a pesar del reconocimiento expreso que consta en el Real Decreto 1435/1985, de 1 de agosto, por el que se regula la Relación Laboral Especial de los Artistas en Espectáculos Públicos.

La situación es crítica para centenares de familias que viven del toro, por lo que matadores de toros, banderilleros, picadores, mozos de espadas y ayudas se sienten “desesperados”. Dichas movilizaciones, que se prolongaron durante dos días, fueron organizadas por la Unión de Picadores y Banderilleros de España (UNPBE). Uno de sus directivos, el banderillero zamorano Javier Gómez Pascual, lo tiene claro: “Han visto una manera de debilitar el sector y lo están atacando”.

¿Cuál es realmente la situación por la que pasáis los profesionales del mundo del toro?

Creo que estamos viviendo una crisis brutal en todos los sectores y que naturalmente afecta al toreo. Cuando las crisis llegan afectan más a las clases bajas. Nosotros dependemos directamente de lo que toreamos y lo estamos pasando mal. Hay muchos que dependen de la época estival, con cierto número de espectáculos que no se están realizando y que ya no tienen recursos. Muchos compañeros hoy en día tienen que acudir a Cáritas o comedores sociales para poder subsistir. Si a esto le sumamos la respuesta del Gobierno es mucho peor. Es un tema totalmente ideológico: no nos ayudan porque están en contra de nuestras prácticas y eso no se puede permitir. Si van a gobernar dependiendo de tus gustos, no se puede tener un país democrático. Lo hacen por dejadez y porque quieren abolir la tauromaquia. Parte del Gobierno es Unidas Podemos que ha dejado claro en muchas ocasiones que quieren acabar con el sector taurino. Somos una parte muy importante de la cultura española y como les caemos tan mal tenemos esta parte del Gobierno en contra que son claramente una fuerte influencia en las decisiones que se toman. Hay que ajustarse a la ley, que dice que tenemos derecho a las ayudas por cese de actividad laboral y no están llegando. Por eso se han interpuesto más de 200 demandas, algunas de ellas judiciales, por clara discriminación ante otros colectivos que están recibiendo ayudas de manera pública y notoria.

Lo que esperan conseguir es que muchos profesionales tengan que abandonar su actividad taurina para poder subsistir y que se reduzca el número de personas que integramos el sector.

El enfrentamiento de los profesionales con la ministra Yolanda Díaz recibieron muchas críticas…

La palabra escrache la ponen de moda ellos. A mí me gusta que la gente se reivindique. Y una ministra a la que se le han pedido por activa y por pasiva reuniones con el sector y que no ha querido recibirnos en ningún momento deja claro su postura. Ahí pecó de inocente el director general del INEM que sí quiso reunirse con el sector y que recibió una llamada para cancelarlo. Con este panorama se fue a Toledo para reclamar ante una ministra que claramente no está haciendo su trabajo, discriminando a todo un sector. Una vez allí, hay que moderarse. Hay una serie de insultos y de comportamientos que no son defendibles, pero sí comprensibles. Es gente que está desesperada por falta de medios y quienes tienen que ayudarlos ni siquiera les reciben.

¿Hasta dónde llega el alcance de la crisis en la temporada actual?

Aún está por valorar, no podemos saber aún cuánto se va a perder. Todo ello sin olvidar que hay una crisis generalizada, ni somos los únicos ni los más afectados. Simplemente reivindicamos lo nuestro. Se va a poder torear, hay una serie de festejos anunciados. Y hay que agradecer a todos aquellos que se han esforzado por organizar corridas de toros que no solo van a servir para salvar los muebles de la temporada, sino también para dar una oportunidad de subsistir a muchos compañeros. Siendo esto último mucho más importante. Además, no solo toreros, banderilleros y picadores son los que están perdiendo. El sector es mucho más amplio llegando a empresarios, artistas, ganaderos… Hay voluntad para continuar, y los festejos que si se están celebrando con estrictas normas de seguridad son una manera de decir que estamos aquí y que no nos vamos a ir

¿Qué soluciones proponen para el sector?

Es difícil encontrar una solución para la situación actual. Muchos profesionales hemos reducido nuestros honorarios para adaptarnos a las condiciones que se plantean para este verano. Estamos dando todas las facilidades que podemos para que los festejos se celebren. Es verdad que falta mucha más voluntad empresarial e institucional para poder dar más toro, porque por parte de toreros y cuadrillas el compromiso es total. Todo ello sin dejar de tener presente el panorama actual, somos conscientes de la crudeza del virus y de la enorme cantidad de fallecidos. Por eso reivindicamos nuestro espacio, pero siempre cumpliendo todas las medidas de seguridad que se impongan.

¿Qué mensaje le envía a aficionados y compañeros?

Sobre todo de ánimo para los compañeros. Tenemos que seguir haciendo visible la tauromaquia, para llevar este mundo al público neutral, el que no se pronuncia a favor o en contra. Esa gran masa social que desconoce el sector y que no son como los anti taurinos que son gente muy poco dialogante y que nos muestran claramente como no somos. Especialmente desde Unidas Podemos, ya que ellos son los que han revuelto el país. Hemos tenido otras crisis antes, pero nunca habíamos visto la crispación social y el enfrentamiento que están provocando hoy en día.


Óscar Bernal: “Lo que le están haciendo al sector taurino es un atropello”

Bernal se unió a las reivindicaciones junto con el resto de sus compañeros de UNPBE. Vive el toreo con una trayectoria intachable: ha trabajado como parte de la cuadrilla de Juan del Álamo, de Domingo López Chaves, de Perera, de El Juli y más recientemente con Paco Ureña, Urdiales, Garrido y Adame. Lleva activo desde 2008 y siempre ha tenido mucho trabajo pero asegura que la situación actual es “terrible”. “No solo la fuerte crisis que vivimos todos, que es de una enorme gravedad, sino también el trato que estamos recibiendo por parte del Gobierno, que empeora aún mucho más la situación. Nos están maltratando y marginando. Compañeros a los que han denegado ayudas e incluso algunos que la han solicitado, se las concedieron y se las han denegado más tarde. Somos trabajadores como los de cualquier sector. No lo hacemos para enriquecernos sino para subsistir”, explica.

Ve a su sector dañado y sólo ve una situación, que los dejen “trabajar”. “El mundo de la tauromaquia siempre ha sido muy independiente y no vivimos de las subvenciones. Ahí están los datos, millones de euros destinados a otros sectores culturales, mientras que el mundo taurino se queda en 65.000 euros anuales. Los compañeros solo piden el derecho a recibir las prestaciones que les corresponden y que les dejen trabajar sin más pegas que a otros colectivos. Lo que le están haciendo al sector es un atropello. Estamos luchando para volver al ruedo. Estamos haciendo esfuerzos muy grandes no solo para trabajar, sino también para que el público conozca lo que nos está pasando. Esperamos que pronto llegue la normalidad, porque todo pasará. Cuanto antes mejore todo, antes podremos volver nosotros a trabajar”, concluye.