De flor en flor

Vamos de flor en flor, como los insectos, cosechando el néctar del conocimiento. Nuestra ansiedad por adquirir esa sabiduría en mayores proporciones, nos hunde en la melancolía. Pero no debemos perder el ánimo; estamos obligados a vivir sin tristeza, liberados de cosas que no necesitamos y alejados de las personas que nos dañan el alma.  

          Manuel Lamas