Domingo, 27 de septiembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Expuestos en Los Águila los resultados de la investigación en ‘La Casa del Moro’ de Casillas de Flores

Dentro de una exposición promovida por la Junta sobre los monumentos megalíticos de las provincias de Salamanca y Zamora

Tres días después de inaugurarse la muestra ADN del Arte de la artista Marcela Navascués, el Palacio de Los Águila de Ciudad Rodrigo acoge desde la mañana del martes otra exposición sobre “otra parte de la historia”, tal y como apuntó durante su inauguración el alcalde Marcos Iglesias, quién estuvo acompañado de un amplio número de miembros de la Corporación Municipal.

En concreto, continuando dentro de la Prehistoria, la nueva muestra inaugurada en Los Águila está dedicada a los monumentos megalíticos de las provincias de Salamanca y Zamora, presentándose en una serie de paneles y una pantalla expuestos en el patio principal del Palacio los resultados de las investigaciones realizadas en los últimos años gracias a Fondos Interreg en esos abundantes monumentos, que “a veces están en propiedades privadas y no se disfrutan”, según Marcos Iglesias.

La exposición llega a Miróbriga en el marco de la iniciativa AR&PA Territorio, dentro del objetivo de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León de “divulgar las investigaciones”, en palabras de Javier Quintana López. En este sentido, el proyecto ha constado de varias líneas, siendo la primera confirmar si realmente eran monumentos megalíticos los túmulos recogidos en una lista que existía, porque no se habían llegado a investigar. De este modo, se ha hecho una “revisión” de todos los sitios catalogados.

Por otro lado, se ha hecho una investigación profunda de dos enclaves (que sí se sabía de antemano que eran megalíticos), presentándose los resultados de forma detallada en los paneles de la muestra. Por un lado, se trata del Dolmen del Casal del Gato de Almeida de Sayago (Zamora), y por otro, del Dolmen de La Casa del Moro situado en la localidad de Casillas de Flores.

Tal y como se recuerda en uno de los paneles expositivos, este dolmen fue descubierto en 1992, realizándose años después una primera excavación arqueológica donde se localizó su cámara funeraria (una estructura casi circular de 2,5 metros de diámetro delimitada por al menos 9 bloques de granito), recuperándose una importante cantidad de restos materiales, entre ellos un ídolo-placa, objeto ritual del Neolítico-Calcolítico. Mientras, en 2019 hubo tres sondeos en distintos puntos del túmulo.

Según las investigaciones, el conjunto se cubría por un túmulo de 20 metros de diámetro y 1,8 de altura construido a base de piedras de diferentes tamaños que actuaban como soporte de la estructura de la cámara, todo ello cubierto de tierra. El conjunto se completaba con una estela-menhir, es decir, un gran bloque monolítico de granito rojo de 1,75 metros de altura.

Durante la inauguración de la mañana del martes se explicó que el Dolmen de La Casa del Moro va a ser visitable (se va a colocar cartelería explicativa), convirtiéndose en un recurso turístico para el territorio. De hecho, la programación de AR&PA Territorio recoge de forma específica para el mes de septiembre una “puesta en valor” de este dolmen, explicándose  en uno de los paneles que se va a consolidar la estructura dolménica, reponiendo el ortostato vencido o la estela-menhir y asegurando toda la construcción.