Lunes, 28 de septiembre de 2020
Las Arribes al día

UPA Salamanca denuncia la muerte de un becerro sano de dos meses en un ataque de buitres en Cipérez

Reclaman actuaciones concretas para evitar la reiteración de estos ataques y que se indemnice a los ganaderos afectados

Cada vez son más comunes los ataques de buitres a animales vivos / ARCHIVO

UPA de SALAMANCA denuncia la muerte de un becerro sano de dos meses tras el salvaje ataque de una bandada de buitres en el término municipal de Cipérez.

Esta organización recuerda que “estamos ante un caso que cada vez resulta menos extraordinario y novedoso, ya que se ha producido con un animal que no es recién nacido, como hasta hace unos meses era habitual”.

Las aves carroñeras han vuelto a atacar a esta explotación que lleva sufriendo incidentes de este tipo de forma constante. En los cinco años como productor, Ángel González Hernández ha perdido tres vacas y seis crías, asumiendo pérdidas económicas elevadísimas.

Este ataque de un gran número de buitres, tal y como denuncia el ganadero afectado, no deja de ser “un incidente más que demuestra a todos aquellos que lo ponen en tela de juicio que estas aves atacan a presas vivas”, señalan desde UPA.

Ante la reiteración de estos sucesos, UPA de Salamanca reclama un control de esta especie “porque su número se está multiplicando de forma extraordinaria en nuestra provincia, y no se está haciendo absolutamente nada por poner control a la proliferación de ejemplares”.

En este sentido, desde UPA “reclamamos actuaciones concretas y además pedimos que se ponga en marcha una indemnización directa de la Administración regional para los ganaderos afectados por este tipo de ataques. Nuestra organización pide a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León que actúe y que no deje desamparados a los  ganaderos salmantinos”.

Para esta OPA, “el Gobierno regional debe ser quien defienda a quienes a día de hoy están en verdadero peligro de extinción por las políticas conservacionistas que velan más por la expansión descontrolada de todo tipo de animales (lobos, jabalís…, etc.) y alimañas (buitres), que de las personas que viven en el medio rural, y en este caso de los ganaderos, que son los que dan de comer a todo tipo de especies”.

En este sentido, desde UPA recuerdan que “llevamos denunciando desde hace tiempo ante la Administración regional lo que está ocurriendo en nuestra provincia, con las especies protegidas que se multiplican exponencialmente, y que cada vez atacan con más frecuencia al ganado vivo al no tener suficientes zonas específicas de comederos o muladares” donde alimentarse.