Sábado, 15 de agosto de 2020

Las mejores plantas para cultivar en zonas costeras sin que las condiciones del clima supongan un problema  

Crear un jardín o plantación, como consecuencia, será algo que se encuentre profundamente condicionado a las particularidades del entorno, que variarán en enorme medida según la zona en la que uno se halle

Cultivar y plantar en zonas próximas al mar suele identificarse como fácil e ideal por las variables climáticas de estos lugares, que suelen ser más templadas y menos propensas a las variaciones que otras en las que la diferencia de temperatura se acusa en mayor grado. Sin embargo, no en muchas ocasiones suelen tenerse en cuenta los aspectos que condicionan de manera muy particular la climatología de estos lugares a la hora de cultivar.

Entre ellas, además de ser capaces de sobrevivir a las temperaturas del lugar, que pueden llegar a ser altas en temporada de verano, se halla también la necesidad de ser resistentes a factores como la salinidad del ambiente y a la brisa marina, que afecta de manera directa a las plantas de las proximidades. Por ello, no todas las especies son válidas ni igual de aconsejables en según qué zonas.

Crear un jardín o plantación, como consecuencia, será algo que se encuentre profundamente condicionado a las particularidades del entorno, que variarán en enorme medida según la zona en la que uno se halle. Inclusive, no cualquier lugar que disponga de mar será igual de propicio para plantar unas u otras especies.

Qué plantas elegir para un cultivo cercano al mar

Antes de iniciar la plantación de una especie en un lugar cercano al mar, conviene informarse y cerciorarse de que dicha especie es perfectamente apta para sobrevivir en las condiciones bajo las cuales se espera que crezca. De lo contrario, es probable que su vida no sea de más de unos pocos días de duración.

Ante esto, nada mejor que elegir una planta resistente como la adelfa, por ejemplo. Esta es un gran muestra de especie muy válida para lugares cercanos a los mares pro su aguante ante las posibles inclemencias del tiempo. Característica de la zona mediterránea, es una de las más comunes que componen el panorama de muchas de las localidades bañadas por el mar.

De la adelfa destacan los pocos cuidados que hay que brindarle para que pueda crecer de manera correcta y no marchitarse a lo largo del tiempo, así como lo llamativo de sus flores. De este modo, se presenta como una solución muy visual y poco laboriosa para jardines y otros arreglos florales, aportando un gran colorido sin que haya que sacrificar muchos recursos para hacerlo posible.

Infinitas posibilidades

La adelfa es solo una de las muchas posibilidades existentes cuando se trata de conseguir una decoración de calidad o de plantar especies que puedan sobrevivir ante las inclemencias de la brisa marina y de la salinidad. Las opciones son múltiples y variará en función de lo que cada uno busque en cada momento o del tipo de proyecto que se tenga en mente.

Las palmeras, un clásico

Por supuesto, si hay un tipo de planta que se encuentre presente en zonas marítimas con especial recurrencia, esas son las palmeras. Estas son idóneas en los lugares en los que existe una cierta humedad y, aunque requieren de un mayor espacio y cuidados que plantas de menor tamaño, son las que se asocia más tradicionalmente a las zonas costeras, de playa, de buen tiempo y de vacaciones, entre otros.

Es por ello que, si se tiene pensado plantar diferentes tipos de especies con fines estéticos –si se está ambientando un patio con diferentes plantas, por ejemplo–, las palmeras han de ser unas de las que se han de considerar de manera obligatoria. Es especialmente importante no solo que exista un clima cálido allá donde vayan a ser plantadas, sino también que exista una buena fuente de luz de humedad constante.

Opciones a raudales

Retornando a plantas de tamaño más contenido, una de las que se puede valorar, junto a las anteriores, son las hortensias. Su fama precede a este colorido arbusto, que da flores de año en año y que es capaz de aportar una imagen de calidad y de frescura como pocas otras en casi cualquier territorio y condición climática.

Junto a las hortensias no pude faltar, de igual modo, el jazmín, otro de los clásicos de los jardines. Originaria de las regiones tropicales, se comporta de manera excepcional en las zonas de mar tanto cálidas como con un clima más inestable. Además, su fragancia compondrá el toque perfecto allá donde se encuentre ubicada.