Lunes, 3 de agosto de 2020

Descubrir la provincia de Salamanca a través de la riqueza patrimonial de los Conjuntos Históricos 

Una ruta por los 15 municipios que ostentan el título de conjuntos históricos, estando seis de ellos ubicados en la Sierra de Francia 
La Alberca

La ruta de los Conjuntos Históricos es una invitación a descubrir la provincia y la gran riqueza patrimonial que atesora. 15 municipios declarados conjuntos históricos, entre ellos la propia capital que ostenta además el título de Patrimonio de la Humanidad. Un recorrido del que, antes de iniciar el camino, el viajero puede descubrir algunas de sus singularidades de la mano de Salamanca Emoción, el portal de Turismo de la Diputación de Salamanca. 

Seis de esas localidades se encuentran en la Sierra de Francia; son La Alberca, Mogarraz, Miranda del Castañar, Sequeros, San Martín del Castañar, Villanueva del Conde. En la cercana Sierra de Béjar se encuentran Béjar, Candelario, Montemayor del Río y Puente del Congosto, próximos a la Vía de la Plata.

Ese espacio simbólico que es la frontera, antaño lugar de contiendas, aparece representado por Ciudad Rodrigo y San Felices de los Gallegos. Y las tierras del llano se ennoblecen con los conjuntos históricos de Ledesma, Peñaranda de Bracamonte, Alba de Tormes y la ciudad de Salamanca.

También la Calzada de la Plata y el Castillo de los Dávila y el Puente fortificado sobre el río Tormes, en Puente del Congosto, están declarados Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico.

Conjuntos Históricos en la provincia de Salamanca

Alba de Tormes

Alba de Tormes es una villa cargada de historia. Además de ser conocida por albergar las reliquias de Santa Teresa, quien falleció en esta ciudad en 1.582, es la cuna de una de las más ilustres dinastías de la nobleza española: la Casa de Alba. Debido a la presencia de tan importante linaje, la ciudad fue visitada por la flor y nata de la cultura española, tanto Juan del Encina como Garcilaso de la Vega o Lope de Vega pasaron por Alba de Tormes.

La Alberca

La Alberca es, sin duda, una de las más bellas localidades de la Sierra de Francia y primer pueblo español declarado Conjunto Histórico en 1940. Su arquitectura tradicional de entramado serrano proyecta las casas hacia el cielo, conservando escudos e inscripciones de recuerdo medieval. La moza de ánimas canta sus oraciones al anochecer con el sonido de su esquila de fondo; mientras, el marrano de San Antón corretea por las empedradas calles en torno a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Béjar

La ciudad de Béjar, declarada Conjunto Histórico, recuerda su pasado medieval con la muralla defensiva y la arraigada tradición de los Hombres de Musgo. Su esplendor pasado como centro de fabricación de paños le ha valido el título de ciudad textil.

Candelario

Conjuntos de casas blancas se apiñan a lo largo de las empinadas calles, en las que llaman la atención las regaderas, esas acequias urbanas por donde discurre el agua proveniente de neveros y manantiales. El pueblo puede presumir de tradición chacinera que se remonta varios siglos cuando estas gentes transportaban sus ricos manjares a lomos de caballerías hasta la corte. 

Ciudad Rodrigo

Esta ciudad fortaleza, declarada Conjunto Histórico, constituye sin duda uno de los principales destinos turísticos salmantinos. Imprescindible enclave en la historia de Salamanca, su papel decisivo en la Guerra de la Independencia contra el invasor francés hizo de ella la Estrella y Vigía del poniente. A raíz de las sucesivas guerras se construyeron y reforzaron sus murallas, donde aún se reconocen vestigios romanos, medievales y elementos propios del complejo sistema abaluartado del siglo XVIII. Su legado patrimonial y monumental es numeroso.

Ledesma

Ledesma posee interesantes vestigios romanos, como el rescatado Puente Mocho. De épocas anteriores se conservan el verraco, en los jardines de la Fortaleza y un imponente menhir. De sus templos destaca la iglesia de Santa María la Mayor, una de las mejores obras góticas de toda la provincia, con un interesante museo de arte sacro en su interior. También resultan de interés la iglesia de Santa Elena, el antiguo Hospital de San José, la Alhóndiga y varias casonas señoriales.

Miranda del Castañar

Miranda del Castañar, declarada Conjunto Histórico, se levanta sobre un promontorio rocoso, en pleno corazón de la Sierra de Francia. Sólidas murallas circunvalan la localidad, en la que sobresalen las solemnes torres del Homenaje de su castillo y la de las Campanas, contigua pero separada de la iglesia parroquial.

Mogarraz

Una forma de conocerla es adentrarse sin rumbo fijo por sus calles y rincones, que se le han servido el título de Conjunto Histórico. Es la forma de descubrir una bella arquitectura de entramado y originales dinteles, muchos de ellos grabados con alusiones religiosas.

Montemayor del Río

Su situación estratégica, junto a las principales vías de comunicación –la Calzada y la Cañada ganadera de la Plata-, hizo de esta villa el guardián del paso entre los reinos de León y Castilla con Extremadura. Hoy es otra de las localidades salmantinas declarada Conjunto Histórico.

Peñaranda de Bracamonte

Las llanuras cerealistas del este de Salamanca tuvieron en esta importante villa su principal enclave urbano, hoy declarado Conjunto Histórico. De hecho, desde el siglo XIV, gozó de privilegios de celebrar ferias y mercados, dedicación que ha favorecido su carácter mercantil y urbano.

San Felices de los Gallegos

San Felices de los Gallegos, declarado conjunto histórico, es un pueblo de Las Arribes que compensa visitar. De orígenes antiguos, como lo demuestra el verraco que adorna una de las entradas, la villa fue motivo de luchas entre las coronas portuguesa y castellana. Durante la Guerra de la Independencia se dotó de defensas abaluartadas en forma de estrella, que aún son visibles hoy día desde lo alto del castillo.

San Martín del Castañar

Rodeado de tupidos arbolados y fértiles huertos, sus tejados apretados cubren el caserío, del que sobresale la espadaña de la iglesia y la figura recortada de la que fue airosa torre del homenaje del castillo. Es un patrimonio que se disfruta paseando por sus calles. El recorrido puede partir desde la fuente del concejo y el portalón, que permite descubrir interesantes ejemplos de la arquitectura tradicional de entramado serrano, antiguas casas blasonadas y la iglesia con precioso artesonado mudéjar.

Sequeros

Recorrer su ruta urbana señalizada permite al turista descubrir los rincones más singulares de este municipio. Esta ruta se organiza en torno a un itinerario principal y dos complementarios. El primero se inicia en la plaza del Altozano y nos presenta algunos de los espacios más destacados de la localidad, como el teatro o la torre del Concejo con forma de atalaya y evidentes aires defensivos. Enfrente, la iglesia y a su lado la plaza de Eloy Bullón, lugares en los que se percibe el peso y el paso de la historia.

Villanueva del Conde

En plena Sierra de Francia, y sobre una ladera que mira al mediodía, se levanta la villa de Villanueva del Conde, que forma parte de los municipios salmantinos que gozan de la declaración como Conjunto Histórico.