Viernes, 14 de agosto de 2020

Los empresarios salmantinos optan por las nuevas tecnologías para garantizar la seguridad en el ocio nocturno

Se está implantando un sistema QR que facilitará el trabajo de los rastreadores en el caso de producirse una infección
El código QR es un sistema pionero que se está implantando en Salamanca

Los Empresarios de Hostelería de Salamanca han recibido la noticia de la restricción de horario nocturno con resignación. Desde hace semanas que trabajan en mejorar las condiciones de seguridad para garantizar el mejor servicio para los clientes. Una de las medidas que destaca es la implantación de un sistema QR a través de teléfonos móviles inteligentes que permitirá a los rastreadores de Sanidad determinar con rapidez quienes han estado en el mismo lugar que otras personas, lo que es de gran ayuda para contener posibles infecciones en establecimientos.

Esta medida que hace uso de las nuevas tecnologías va mucho mas allá de las imposiciones normativas de la Junta y que se suma a otras, como la medición de temperatura en algunos locales de la ciudad. Desde la asociación señalan que son varias las propuestas que están barajando: “Estamos trabajando en cuatro pilares fundamentales: reforzar el control de accesos, para asegurarnos de que los aforos impuestos por ley se cumplen a rajatabla. También abogamos por la figura del acomodador. Un empleado del local que acompaña a los clientes a los espacios en los que pueden consumir con seguridad, sin vulnerar la distancia social. También creemos que sería adecuado ampliar el aforo permitido en los locales, la distancia social permite mucho más aforo del que tenemos y serían clientes en entornos muy controlados. Finalmente la implantación del código QR como trazabilidad de los clientes. Un sistema en el que Salamanca es pionero y que es una gran ayuda para las autoridades sanitarias”, afirma Álvaro Juanes, presidente de la Asociación.

Los empresarios de hostelería de Salamanca celebran hoy una nueva asamblea en la que valorarán la nueva medida impuesta por la Junta y la implantación de las nuevas medidas de seguridad.  El presidente Juanes, ha afirmado que “pagan justos por pecadores”. Las empresas de ocio nocturno fueron las  últimas en abrir tras el final del estado de alarma y las que tienen una normativa más estricta. “Queremos que quede claro que en todo momento aceptamos las normas medicosanitarias que decide tomar la Junta y que nos esforzaremos por cumplirlas. Sin embargo, creemos que no son las más adecuadas para solucionar el problema que hay con el ocio nocturno”. 

Desde la agrupación reconocen que en otras comunidades autonómas se han producido casos y que son conscientes del comportamiento del público. Pero que el cierre o la reducción de horario no va a acabar con las ganas de socializar del público. “Si los bares cierran, que en el fondo son un entorno controlado del público, especialmente en Salamanca que está teniendo un comportamiento ejemplar al respecto, esta situación podría promover la celebración de botellones incontrolados, donde las normas de seguridad brillan por su ausencia, y al final la solución va a ser parte del problema”.