Sábado, 15 de agosto de 2020

Educación, ética y socialización de los jóvenes españoles

Hago un descanso sobre los nuevos mitos sexuales porque, como tantos españoles, estoy indignado con los brotes de la pandemia y sus causas. Casi siempre relacionadas con fiestas y ocio nocturno de jóvenes y no tan jóvenes.

Ya sé que no sucede solo en España, pero eso no me consuela.

También sé que la mayoría de los  adolescentes y jóvenes no son así. Mi experiencia profesional ha sido y es maravillosa con los adolescentes y jóvenes. Tampoco me consuela. Son demasiados jóvenes los irresponsables.

¿Usted puede comprender que no hayamos podido acabar con los botellones?  Son un fracaso de los padres, la escuela y la sociedad. Y por supuesto, un  fracaso de los propios adolescentes y jóvenes.

No entiendo que adolescentes y jóvenes formados mantengan esta forma de ocio contra su salud y con tantos riesgos más, que usted conoce bien. Es un largo listado de riesgos que no le voy a repetir.

Que lo hagan en medio de la pandemia que no cesa,  es indignante. ¿No valoran su posible sufrimiento, el de su familia, el de las personas viejas? Demuestran una gran carencia der educación,  ética y el sentido común.

¿Qué haríamos los adultos y viejos, los padres y abuelos si la pandemia golpeara a los adolescentes y jóvenes especialmente? Habríamos sido incondicionalmente responsables y  llorado más.

¿Es que no se pueden poner en lugar de los adultos y viejos? ¿Tampoco tenerse en cuenta a sí mismos? Los muertos han sido muchos; y lo que han sufrido tantos infectados debiera sobrecogernos a todos.

Ha habido muchos aplausos a los sanitarios, bien merecidos. Mucha fiesta en los balcones, también compresible y una ayuda para muchos. Pero hemos reducido los muertos a números, porque nuestra sociedad oculta cuanto puede la muerte ¡Vivir el presente, es el eslogan preferido!

¿Qué hemos hecho tan mal los padres, abuelos, profesores y la sociedad en general para que suceda esto?

Estamos ante un fallo grave educativo, ético y de todo el proceso de socialización. ¿Cuáles cree usted que son las causas?

¿Se puede celebrar la subida de un equipo de futbol a primera como lo hacían en Cádiz? ¿Tienen sentido tantas fiestas sin protección?

Es verdad que hay demasiado fracaso escolar, que la sociedad no favorece el acceso al trabajo de los jóvenes y que un parte de ellos se sienten frustrados y  excluidos. ¿Pero por qué los que estudian  no trabajan en verano,  en el campo o en la hostelería, en España o en el extranjero? Trabajar en el extranjero fue nuestro mejor Erasmus. ¿Por qué no  preguntan a sus padres y abuelos qué hacían ellos a su edad?

¿Es que en España es lógico que haya tantos parados jóvenes y tantos temporeros extranjeros y emigrantes? Nada tengo contra los temporeros y emigrantes. ¡Qué vergüenza para España, con  tantos temporeros hacinados, en condiciones infrahumanas! Ellos hacen los trabajos que no quieren hacer muchos españoles. ¿Nos hemos convertido los españoles en señoritos?

España no va nada bien, señores políticos, padres y educadores. Y lo escribo ahora que nuestro presidente está pidiendo limosna por Europa.? ¿Tiene credibilidad nuestro presidente? Toda su estrategia ha sido –único presidente sin documentos sobre la mesa de negociación- pedir dinero que no haya que devolver ¿Mejoraremos así la imagen los españoles?  ¿No sería mejor y más inteligente dejarles claro en qué lo vamos a gastar?

¿Por qué cree usted que nos han puesto una cláusula que les permitirá controlar cómo gastamos el dinero? ¿Qué opinión le merece la  comisión parlamentaria de la reconstrucción de España? ¿Han elaborado algún  documento presentable a los europeos?

  Volviendo a los jóvenes ¿Sabe usted que vamos a  dejar a los  jóvenes una deuda que van a tener que pagar? ¿Somos los adultos, especialmente los que nos gobiernan, responsables? ¿No nos avergonzamos de que tengan que decirnos que nos ocupemos en serio de la sanidad, las pensiones y el paro? Lo prioritario para los políticos es el presente, llegar a las próximas elecciones sin recortes, el futuro no es cosa suya.

Propongo el siguiente artículo para la Constitución: El Estado debe crear las condiciones legales para favorecer que haya una oferta de trabajo digno para todos; y los  personas en edad de trabajar deberán buscar activamente trabajo y ganarse la vida trabajando.