Domingo, 9 de agosto de 2020

Juan José (el torero de la Fuente...)

“El torero siempre ha constituido una manifestación popular, porqué se presentaba al publico con naturalidad. Cuando iba a algún sitio pertenecía por completo a sus amigos y aficionados” (Fermín González)

Llevo unas semanas, ciertamente desolado, entristecido y un tanto temeroso y perdido, por todo cuanto estamos pasando con esta desesperante incertidumbre que ha motivado esta pandemia salvaje y endemoniada que ha segado la vida de buenos amigos, amistades y compañeros. Y por si faltaba poco, hoy el toro negro de la muerte nos arrebata, al torero de la Fuente de San Esteban, Juan José, ya se han hecho eco y reconocimiento compañeros que, saben de las cualidades humanas y profesionales de nuestro hombre, posiblemente fue base de su afición, de compañerismo, de ánimo y disposición que siempre mostro el amigo Juanjo…

Tenemos en Salamanca tantos y tantos recuerdos, tantas charlas, comentarios discusiones, encuentros y desencuentros que serían innumerables contar. Juan José, siempre apostó por la humildad, por su desmedida afición, por los recuerdos, por sus buenos y malos momentos en la cara de los toros, y entre medio la nostalgia, la rabia contenida de no engrandecer como él hubiera deseado su carrera, todo aconteció siendo muy joven, remontar su inicio tras el accidente, fue una lucha contra el entorno desigual. Pero puedes descansar en paz, todos cuantos te conocimos, sabíamos de tu dedicación, de tu afición, y profesábamos una graciosa amistad y un sublime respeto.

Terminabas de cumplir los 69 años, siempre bromeábamos con las edades… por ello mismo te enviare aquel cartel de la feria de Salamanca del año 1969. Sí, aquel por el que un día te pregunte, y que dio para una charla nocturna al amor de la lumbre en el Cruce… ¿Qué sentía un Joven de 18 años al hacer el paseíllo al lado de Antonio Ordoñez y Paco Camino?... Lo dicho hubo tema… Tus recuerdos serán los que sigan manteniendo viva tu figura, entre aficionados y personas de bien. Allá donde vayas, en tu último paseíllo, que te sea bonito. D.E.P.

                Fermín González salamancartvaldia.es