Viernes, 14 de agosto de 2020

Las obras del Reina Sofía se ralentizan y complican que el campo esté disponible para el comienzo de la liga

Las dificultades de la empresa suponen un grave problema para el Ayuntamiento y, por supuesto, para Unionistas y Monterrey
Foto de archivo de las obras del Reina Sofía

El ritmo de las obras del campo de fútbol Reina Sofía crea serias dudas sobre el uso de estas instalaciones en el mes de octubre, cuando está previsto el comienzo de la liga en Segunda B. La empresa que realiza esta reforma ha reducido el personal que trabaja en este proyecto, lo que va a retrasar notablemente el final de la obra.

La cuestión es que si la empresa no cumple, el Ayuntamiento tendrá que mover pieza para exigir lo acordado y el cumplimiento de los plazos. En este sentido, conviene recordar que la reforma comenzaba en septiembre de 2019 con una inversión municipal de 1.489.952,96 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de seis meses, que acababa en marzo, cuando llegó la pandemia y el parón de las actividades económicas.

El graderío y los vestuarios deberían haber terminado a mediados de abril, aunque se ha permitido un aumento del plazo para concluir. Ahora, ya en julio, aparecen nuevas dificultades, a las que hay que añadir el mal estado del cesped artificial, que no está apto para la práctica deportiva y cuya renovación también es imprescindible para competir en el Reina Sofía.