Viernes, 4 de diciembre de 2020
Béjar al día

Olga García hace balance del primer año de legislatura socialista en educación, fiestas y museos

La concejala del Partido Popular critica que el Ayuntamiento no haya buscado alternativa a los campamentos urbanos imposibilitando la conciliación del trabajo y la vida familiar de los padres y que el Museo Textil, la Plaza de Toros , El Bosque y la Cámara Oscura permanezcan cerrados 
Olga García, concejala del Partido Popular hace balance del primer año de legislatura socialista en Béjar

La Concejala del Partido Popular de Béjar Olga García ha hecho balance estos días del primer año de Gobierno Socialista, considerando muy deficiente su gestión  en las materias de educación, museos y fiestas. 

La Concejala Popular ha destacado la nula gestión que la concejalía de Educación hizo el verano pasado de los patios de los colegios, señalando que permanecieron cerrados, dando como única opción a los padres, que enviaran a los niños a los campamentos urbanos; algo que no está al alcance de todos y que no suponía una alternativa ocupacional para todo el verano, pues eran muy pocos los niños que participaban en todos los turnos de campamentos, por lo que se quedaban sin opciones de ocio para el resto de temporada estival. Este año se desconoce si se abrirán los patios y va a resultar difícil para los padres conciliar trabajo y vida familiar, cuando ya ha anunciado el concejal de área que no se ha presentado ninguna empresa para gestionar los campamentos urbanos de este verano, debido a la especial situación de la COVID y tampoco el Ayuntamiento ha buscado otras alternativas “una muestra más de que la Alcaldesa no se gana el sueldo de 6.000 euros que ha cobrado este mes de junio”.

Olga García también ha dado un repaso a los museos y lugares visitables de Béjar, señalando que desde que el partido Popular fue expulsado del Gobierno municipal por el tripartito que dio la Alcaldía a la socialista Elena Martín, estos espacios tan importantes para el desarrollo del turismo en Béjar han estado sin dirección y sin coordinación, en muchas ocasiones permaneciendo cerrados sin previo aviso, como ha sido el caso de la Plaza de Toros o del Museo Textil, y considera injustificable que a fecha de hoy esos dos espacios y El Bosque permanezcan cerrados, máxime cuando se trata de lugares al aire libre o de considerables dimensiones que no justifican grandes restricciones de aforo. Ha mencionado que la Cámara Oscura también permanece cerrada a día de hoy, sin que el Ayuntamiento haya puesto interés en poner medidas que faciliten su apertura, implementando restricciones de aforo y medidas de higiene  “les ha venido muy bien a la Alcaldesa y al concejal responsable, poner como excusa a la pandemia para mantenerlos cerrados y así trabajar menos”.


Además la concejala Popular no ha querido dejar pasar el capítulo de las ferias y fiestas de Béjar, destacando la incapacidad que demostró la Alcaldesa el pasado año para dialogar con los feriantes, que se negaron a venir solos al recinto ferial, ya que el equipo de Gobierno decidió trasladar la mayoría de los actos y conciertos al centro de la ciudad, únicamente manteniendo los carruseles en dicho recinto. Esta negativa de los feriantes tuvo como consecuencia que la Alcaldesa gastó más dinero público en la contratación de hinchables, “una solución más fácil y que supone menos esfuerzo que tratar de llegar a acuerdos con los feriantes”. Olga García ha recordado las molestias que tuvieron que soportar los vecinos, la residencia de mayores, el CIFP Ciudad de Béjar y la Universidad, por la decisión de trasladar las fiestas al centro de la ciudad, además del enfrentamiento que se causó entre los residentes de esas zonas; en lugar de buscar la mejor solución para los que querían descansar y para los que querían divertirse.

Olga García ha concluido manifestando que poco más se podía decir porque el equipo de Gobierno no ha hecho prácticamente nada en estas áreas en el último año, “pagando cualquiera sabe gobernar y ni siquiera así lo hacen bien, lo difícil es hacerlo como lo hacía el PP, buscando dinero en otras administraciones para sus proyectos, pensando siempre en el beneficio de las arcas municipales y rentabilizando al máximo los ingresos del Ayuntamiento, pero esas políticas suponen mucho trabajo  y no la ley del mínimo esfuerzo como se hace ahora”.