La nueva normalidad… ¿recuerda a algo?.

Reparto más equitativo de la calle. Eliminación de 60.000 de los 83.500 espacios de estacionamiento en la calle. Y sumar más árboles a los más de 20.000 ya plantados. Imagen del “Plan Piétons” de la recién reelegida alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo.

Los días se suceden en la “nueva normalidad” salmantina, con añejo aroma. Si olvidamos las terrazas que, por causa de fuerza mayor, por fin están en las calzadas y no a quitando espacio a los mayoritarios peatones. Bueno casi, ni siquiera las y los munícipes gobernantes son tan perfectos, a pesar de tener algún experto en pandemias. Aunque los poco rodados comerciantes hablan de cierto favoritismo (¡qué cosas!), ¿se ha escuchado esto antes?.

La cercana calle de Van Dyck se ha cerrado (supuestamente) para poner terrazas. En Alfonso de Castro todo sigue igual que... antes.

En la movilidad por el espacio público se notan más los “cambios”, retomando los coches su dominio. Incluso la gente compra en masa sin bajarse del vehículo. Tanto que reabren el tramo temporalmente peatonal de María Auxiliadora, donde nunca se observa un hueco libre en día laborable, ¿cómo compran aquí desde el coche?. Sin olvidar el Mercado Central, permitiendo su paso por la “amplísima” calle peatonal de Varillas, y añadirlos a los muchos molestando casi a cualquier hora.   

En Vitoria gastan en pintura para mover una banda de aparcamiento eliminado un carril para coches y así habilitar otro para bicis.

Nuestro querido Ayuntamiento muestra una vez más su enorme interés por la sostenibilidad y el combate contra la contaminación y el Cambio Climático. Los autobuses son los mismos pero a menos del 50% de su capacidad, se eliminan tramos urbanos de carril bici en vez de ampliarlos, y lo de peatonalizar más espacios, terrazas aparte, pues están en ello. Pero no es posible poner unos arbolitos y unos bancos, de madera y con respaldo a poder ser, en esas magnificas plazas tan acogedoras en verano que tenemos por el centro. Y por los barrios. Qué cosas se les ocurren a esos de Podemos, árboles en Salamanca en la “nueva realidad”.

En Valencia llegan a los 4.000.000 millones de “pases” por el anillo ciclista que circunvala el centro histórico. La Calle de Xátiva en este caso, a la izquierda (fuera de la foto) la vieja y hermosa Estación de Ferrocarril. Le entregaron un diploma a la afortunada.

Si antes no se podían hacer cosas, ¿cómo lo van a hacer ahora con la crisis?. Ni siquiera tenemos para pintar unas rayas en la calzada y dar cierta ventaja a los medios de transporte sostenible, como hacen en otros sitios. Aunque las estrecheces económicas lo mismo son por la deuda heredada de los socialistas desde 1996. Cualquiera diría que entonces había calles sin asfaltar.

En Valladolid se entretienen estos días en crear un circuito para el transporte público por calles tradicionalmente atestadas de coches, como esta Plaza de la Rinconada cerca de su Plaza Mayor o la Plaza del Poniente.

Si hasta el gobierno quita trenes para ahorrar, menos en Valladolid donde sí hay temporada de “Tren de Zorrilla 2020” turístico (¿no recuerda a alguno parecido en Salamanca de hace años?). A pesar de hacer bandera de sostenibilidad, y agendas 20 30 y esas cosas. Habrá quien piense que si se aposta por el transporte público se pueden añadir vagones separando así a los viajeros y mantener o ampliar servicios. Mejor apelotonados en autobuses, aviones y metros. Al menos se puede entrar en los bares a socializar. La verdad, cuando quiten las terrazas, la nueva realidad va a parecer una fotocopia de la vieja. Con mascarilla.

En abril de 2017 salamancartvaldia publicaba esta foto para anunciar la nueva temporada de policía turística en bicicleta. Hay cierta agitación dado que funcionaron desde 2013 pero ¿qué fue de ellos?, ¿tampoco los veremos en la “nueva normalidad”?.