Jueves, 22 de octubre de 2020

Cartas de los lectores

El valor de la palabra dada

Foto de archivo de una concentración en Salamanca para apoyar la sanidad pública

A la principal preocupación de este Colegio en este año, que no puede ser otra que la pérdida de vidas (61 de ellos, médicos en activo) y las secuelas de numerosos pacientes por la pandemia del Covid-19, se une ahora la merma en el número de médicos que el sistema sanitario de Castilla y León padece. Esta pérdida de médicos en el sistema público de salud llevamos sufriéndola en los últimos años. En palabra de distintos políticos de todos los colores y responsables sanitarios, el mayor valor del sistema sanitario público de Castilla y León son los profesionales. Este hecho llevó al Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León a elaborar el más preciso estudio realizado hasta ahora en España sobre la demografía médica en una Comunidad. Todos los partidos políticos representados en las Cortes coincidieron en la falta de médicos y en que había que ejecutar acciones políticas para corregir este problema.

En este mismo análisis coincidimos Dª Verónica Casado y la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de Salamanca en la reunión que el 20 de febrero tuvimos en la sede colegial. Fue una reunión constructiva, como así señalé en su momento. Y uno de los compromisos de la consejera de Sanidad era la fidelización de los médicos MIR que finalizaban este año. La oferta era de 3 años, más 1 en algunos casos, para cubrir plazas principalmente allí donde más necesidad hubiera de especialistas. Hace unas semanas solicité a la Consejera y al Gerente Regional una explicación del incumplimiento de la palabra dada, pues a muy pocos de los MIR que acaban de terminar su residencia, se les ha ofrecido un contrato “digno”. Me consta que ambos desconocían este asunto y que posiblemente sea la Dirección General de Profesionales quien ha gestionada el tema.

El 18 de mayo acabaron su formación en Salamanca 65 médicos y su contratación en Salamanca ha sido escasa, 8 médicos de familia y 8 médicos de hospital, pero estos últimos con contratos de menos de 6 meses (cuando en otras comunidades, se están ofreciendo contratos de mayor duración y estabilidad). Desconozco si a algún otro residente que ha finalizado este año se les ha contratado en otras provincias de Castilla y León. Para conocerlo y por la conveniente transparencia de la vida pública es por lo que estamos a la espera de que se nos informe desde la Gerencia Regional de Salud.

No entiendo que teniendo en cuenta las vacantes por jubilación, la situación laboral generada por la pandemia actual, la cartera de servicios del CAUSA (el más complejo centro sanitario de la Comunidad) y la palabra dada por la Consejera, se haya fidelizado al 25% de estos médicos, y a la mayoría con contratos de meses. ¿Este es el “aplauso” que SACYL da a los médicos residentes que han tenido una implicación ejemplar en los momentos tan duros de la pandemia de estas semanas pasadas? ¿Creen que tratándolos así tendrán la motivación necesaria para hacer frente a un repunte, como casi todos los expertos pronostican? Y ¿qué nivel de confianza le genera a este Colegio Oficial de Médicos, que siempre se ha manifestado colaborador en todos los temas sanitarios, que ha estado transmitiendo a sus médicos residentes que se les iban a ofrecer buenos contratos y no se ha hecho? ¿Y las vacantes por jubilación que se irán produciendo durante este próximo año, cómo se cubrirán, si no quedan médicos, pues ya estarán trabajando en otras comunidades? Luego nos lamentaremos, pero ya será tarde …

 La confianza mutua entre instituciones y la suma de fuerzas son imprescindibles en un servicio esencial para los ciudadanos, como es la salud y sus cuidados.

Santiago Santa Cruz Ruiz, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Salamanca