Jueves, 13 de agosto de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Reabre al libre tránsito “la frontera más antigua de Europa” tras 107 días de cierre

Aunque se podía pasar desde medianoche, las autoridades políticas realizaron una reapertura simbólica a media mañana del miércoles

Desde la medianoche del martes al miércoles está abierto al libre tránsito de personas y vehículos el punto fronterizo de Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso, al igual que los otros puntos de paso existentes en la comarca de Ciudad Rodrigo (como los dos ubicados en Navasfrías) de La Raya hispano-lusa, la “frontera más antigua de Europa”, como se recordó durante la mañana del miércoles en el acto organizado para simbolizar la reapertura.

La frontera ha permanecido cerrada (o mejor dicho, prácticamente cerrada, ya que sí han podido seguir pasando vehículos de transporte de mercancías, trabajadores transfronterizos, y nacionales portugueses o españoles de vuelta a su lugar de residencia) desde mediados del mes de marzo, cuando estalló la pandemia del coronavirus, con la finalidad precisamente de evitar lo máximo posible la propagación del virus.

En total, han sido 107 días de bloqueo, durante los cuales la Guardia Nacional Republicana (GNR), con la colaboración del Serviço de Estrangeiros e Fronteiras, ha controlado a un total de 111.363 personas en el punto fronterizo de Vilar Formoso y Fuentes de Oñoro (el 3º de toda La Raya con mayor número de personas controladas), según expresó uno de los comandantes de la GNR en el acto de firma de los estatutos de la Eurociudad ‘Puerta de Europa’ llevado a cabo en la mañana del miércoles justo en la frontera.

Este largo bloqueo ha supuesto que las “consecuencias económicas, sociales y familiares” por culpa de la paralización de los países y de las medidas sanitarias “hayan sido más crudas en nuestros territorios”, según apuntó en la mañana del miércoles el alcalde de Ciudad Rodrigo Marcos Iglesias, considerando el presidente de la Câmara Municipal de Almeida, Antonio Machado, que la reapertura de fronteras es “un momento de unión” entre ambos territorios.

Asimismo, esta reapertura “nos ha dado la vida que no teníamos desde hace 3 meses”, según manifestó el alcalde de Fuentes de Oñoro, Isidoro José Alanís, porque “vivimos de los 10 millones de personas que pasan por la frontera”. Precisamente, el secretario de la Junta de Freguesía de Vilar Formoso, Acácio Lourenço Alves, explicó que “el comercio de Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso se resintió en estos tres meses en los que no se pudo pasar la frontera”.

Los responsables políticos de las cuatro localidades mencionadas, junto a integrantes de la Guardia Nacional Republicana, la Policía Nacional y la Guardia Civil, simbolizaron a media mañana del miércoles la reapertura de la frontera con la retirada de una valla colocada para la ocasión (fue colocada y retirada dos veces, una por sentido de la circulación). Tras ello, todos los presentes guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas del coronavirus.