Lunes, 6 de julio de 2020

El oro y las ratas

Durante días, Sanidad mantuvo ‘congelada’ el número de fallecidos por la pandemia, alega que la actualización  es competencia de las CCAA. Fernando Simón coordinador de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha admitido que puede haber unos 13.000 fallecidos, que          no sabe colocarlos. Menuda irresponsabilidad y falta de respeto.

Mientras  el Gobierno sigue sin ofrecer datos sobre los muertos en residencias.  El 17, Salvador Illa, el ministro filosofo, aseguró en rueda de prensa que su departamento disponía de las cifras y que se comunicarían a la mayor brevedad posible. El ministro de Sanidad justificó como causa del retraso que los datos estaban siendo analizados por técnicos expertos. ¿Quiénes forman el comité de expertos? Dos meses después, seguimos in conocer el numero exacto de muertos por el coronavirus covid-19, imprescindible para conocer la verdadera y a la vez terrible magnitud de la pandemia.

 

Fabula de Esopo

 

EL ORO Y LAS RATAS

En aquel tiempo, había un rico mercader, qué antes de hacer un largo viaje, tomó sus precauciones para evitar que le robaran la fortuna. Para asegurarse que todos sus lingotes de oro estaban a buen recaudo, se los confió a un buen amigo, o eso creyó. Y tranquilo partió de viaje.

Pasó el tiempo de asueto y el mercader al regresar a su casa. Lo primero que hizo fue ir a recuperar su fortuna. Pero le esperaba una desagradable sorpresa.

-¡Malas noticias! - le dijo su amigo-. Guardé tus lingotes en un cofre bajo siete llaves sin saber que en mi casa había ratas. ¡No te imaginas lo que pasó! Las ratas agujerearon el cofre y se comieron el oro. ¡Esos animales son capaces de devorarlo todo!

- ¡Noooo, noooo! ¡Qué desgracia! - lamentó el mercader

— Estoy completamente arruinado, ¿qué voy a hacer ahora?

—No te preocupes amigo, tú no eres culpable, lo son estas ratas inmundas.

Pero el mercader que sospechaba de las palabras de su amigo ideó un plan para cazar al mentiroso. Antes de que se fuera le invitó a comer al día siguiente y esa misma noche salió a escondidas y cogió de su establo el mejor caballo.

Al día siguiente el amigo llegó a casa del mercader abatido:

-Perdona mi mal humor -dijo-, pero acabo de sufrir una gran pérdida: desapareció el mejor de mis caballos. Lo busqué por el campo y el bosque pero se lo ha tragado la tierra

— ¿Es posible? -dijo el mercader simulando inocencia-. ¿No se lo habrá llevado una lechuza? Casualmente anoche, a la luz de la luna, vi volar una lechuza llevando entre sus patas un hermoso caballo.

— ¡Qué tontería! -se enojó el amigo. ¡Dónde se ha visto, un ave que no pesa nada, alzarse con una bestia de cientos de kilos!

—Todo puede suceder, en un pueblo donde las ratas comen oro, ¿por qué te asombra que las lechuzas roben caballos? . (Adaptada por I.D de Figueiredo)

 

Hasta el 24 de mayo del año 2020, fallecieron en España 143.204 personas. En concreto, una media de 47.998 muertos más que el año anterior. Un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que cuando se identifique una enfermedad que pueda explicar el fallecimiento de un paciente por Covid-19 se tendrá que descartar como fallecido por el coronavirus.

Igualmente, también recoge que si hay una muerte sospechosa en una persona que no tiene una enfermedad que explique el deceso, se tiene que calificar como muerte por Covid-19, pese a que no se le haya realizado una prueba diagnóstica. Esto deja en evidencia el cálculo del Gobierno, que únicamente recoge los casos confirmados mediante PCR.

El tramposo cae en su trampa. A que tienen miedo por decir la verdad, cuantos han fallecido por coronavirus.

Tapar con mentiras el número de muertos no significa enterrar. La verdad,  que algún día conoceremos, demostará la ineficacia de este desgobierno y sus responsables el Presidente del Gobierno, el señor Illa y Simón.