Lunes, 6 de julio de 2020

‘Practica el modo avión’: las ventajas de la desconexión digital

Durante el confinamiento hemos pasado más tiempo conectados, y ahora es momento de probar algunos consejos para una vida digital más saludable
"Practica el modo avión"

Facilitar la concentración, el despliegue de la imaginación, el disfrute del momento o la introspección son algunos de los efectos positivos de practicar la desconexión digital. ‘Practica el modo avión’ es la recomendación de la campaña impulsada para poner en valor las oportunidades y beneficios derivados de la práctica consciente del bloqueo de demandas de atención que llegan hasta nuestro móvil. Una campaña de PantallasAmigas, el Consejo General de la Psicología de España, Fundación Maprey Twitter que pretende contribuir a un estilo de vida digital más equilibrada y saludable. 

Durante el confinamiento por la crisis sanitaria de la COVID-19 hemos pasado mucho más tiempo delante de una pantalla (teléfono, ordenador, tablet...), siendo ahora en la denominada nueva normalidad un buen momento para poner en práctica el modo avión como un hábito saludable.

Los efectos del ‘always on’ (siempre conectado)

Nuevos términos que describen problemas o trastornos asociados a la dificultad para desconectar de Internet (Fomo, Nomofobia, Vamping…), estadísticas crecientes de peatones accidentados por no levantar la vista de la pantalla o el aumento de personas que alegan tecnoestrés o evidencian un abuso problemático de redes sociales son efectos derivados de la conexión como obligación. Pero más allá de eso, de lo que hacemos o nos pasa, está lo que dejamos de hacer o lo que hacemos de manera diferente. Son renuncias muchas veces no voluntarias ni percibidas. El modo avión nos permite,  e incluso lo que es mejor, nos obliga, a utilizar nuestras capacidades y atención de forma más plena, consciente y diversa.

Las 10 ventajas del modo avión

  1. Ayuda al descanso. Cuando no tienes conexión no hay llamadas, ni mensajes, ni notificaciones que interrumpan tu tranquilidad.
  2. Facilita la convivencia fuera de Internet. Conversaciones, notificaciones y alertas puede resultar muy molestas para las demás personas en contextos determinados.
  3. Ahorra batería, importante en momentos críticos. Cuando el móvil está desconectado se ahorra la energía que emplearía buscando conexiones y comunicaciones.
  4. Permite prestar más atención a lo que ocurre alrededor. Aparta tu atención del  mundo online  y conéctate con tu entorno.
  5. Propicia la introspección y la reflexión. Descansa del mundo exterior y quédate contigo. Piensa, reflexiona…, es necesario.
  6. Dice a las demás personas que no siempre estás disponible. Tienes derecho a elegir  tus momentos de desconexión y a gestionar tus comunicaciones.
  7. Te ayuda a ser consciente de cuándo usas el móvil. Tener que reactivarlo facilita que no lo utilices sin darte cuenta o en exceso.
  8. Ayuda a relacionarse mejor y conocer nuevas personas. Una mirada o un gesto de amabilidad son más efectivos y fáciles de realizar en persona, cara a cara.
  9. Desarrolla la imaginación. Sin el móvil reclamando tu atención dispones de más espacio y tiempo para impulsar tu creatividad.
  10. Favorece la concentración. Cuando necesites resolver un reto exigente, evita que el móvil distraiga tu atención.