Lunes, 6 de julio de 2020

Denuncian que los recortes de RENFE en Salamanca son mayores que los del ámbito estatal

Para este sindicato en estos momentos no existen razones para que no estén funcionando todos los servicios contemplados en el contrato
La actividad ferroviaria de Salamanca ha descendido más del 50%

CCOO Salamanca afirma que “desde el 22 de junio hemos entrado en la nueva normalidad pero el transporte ferroviario sigue en su hibernación particular. Exceptuando los trenes de Cercanías, Renfe mantiene el resto de sus servicios al ralentí, incluyendo los declarados como Obligación de Servicio Público (OSP) que ahora mismo rondan el 50% de los que circulaban antes del inicio del estado de alarma el 14 de marzo, olvidando que el establecimiento de la OSP de los servicios de transporte ferroviario de viajeros se realiza en cumplimiento de una norma europea que tiene por objetivo establecer las reglas para garantizar los servicios de interés general en unas condiciones de frecuencia, calidad y precio que el simple juego de mercado no hubiera permitido prestar”.

Para este sindicato, “con esta oferta tan reducida de estos servicios que incluyen Cercanías, Media Distancia Convencional, Alta Velocidad Media Distancia (Avant) y Ancho Métrico, se está privando a nuestros conciudadanos/as de la utilización de unos servicios de alto componente social, que garantizan el derecho a la movilidad de todos/as y la vertebración territorial con los mayores estándares de seguridad, calidad, puntualidad, confort y frecuencia”.

En el caso de la provincia de Salamanca, “la cancelación de los servicios ferroviarios es aún mayor que el 50% establecido a nivel estatal”. En concreto, en la relación Salamanca – Madrid por Ávila (OSP) se han suprimido 4 servicios del total de 7 y en la relación Salamanca – Valladolid solamente circulan 2 de los 4 trenes que había en circulación.

Por otra parte, y en cuanto a Servicios Comerciales, en la relación Salamanca – Madrid (Alvia) se han suprimido 3 trenes del total de los 4 existentes, así como el Intercity a Barcelona y el Tren Nocturno Lisboa- Madrid- Irún (Lusitania y Sur-Expreso).

“Por otro lado, esta situación afecta al colectivo ferroviario tanto de Conducción como de Intervención, Talleres o Canal de Venta al ver mermada sus cargas de trabajo entre otras cuestiones laborales y salariales. En definitiva, parece que la estrategia emprendida por Renfe esté dirigida a fomentar el transporte por carretera en lugar de poner en valor el modelo de transporte más seguro, viable y sostenible que es, sin duda, el transporte ferroviario”, argumentan desde Comisiones.

Y es que “muchas personas, que antes del inicio de la crisis sanitaria usaban diariamente los trenes de Media Distancia para acudir a sus puestos de trabajo, se han visto expulsados a la carretera y a utilizar el vehículo particular, ya que los trenes que ahora circulan no se adaptan a sus horarios, al igual que ocurre con quienes tienen que acudir a hacer otro tipo de gestiones y se encuentran con que las frecuencias que existen actualmente les suponen grandes pérdidas de tiempo”.

Para CCOO en estos momentos “no existen razones para que no estén funcionando todos los servicios contemplados en el contrato entre la Administración General del Estado y Renfe Viajeros S.A. para la prestación de los servicios públicos de transporte de viajeros por ferrocarril sujetos a Obligación de Servicio Público”.