Lunes, 6 de julio de 2020

Salamanca estrena un punto de observación astronómica en el Parque de Chamberí

Con una inversión de 136.206,68 euros, se ha acometido la reforestación de las zonas verdes, utilizando especies vegetales autóctonas

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, visita el renovado Parque de Chamberí. Foto EP

Salamanca cuenta desde hoy con un nuevo mirador con el primer punto de observación astronómica de la ciudad tras la reforma del teso natural donde está ubicado el Parque de Chamberí, que enlaza este barrio con Los Alcaldes. Una zona con unas vistas exclusivas del casco histórico, la ribera del río Tormes y todos los barrios trastormesinos gracias a sus 807 metros de altura respecto al nivel del mar.

El Ayuntamiento de Salamanca ha llevado a cabo este proyecto con una inversión de 136.206,68 euros, enmarcado en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto cercano a los 19 millones de euros, cofinanciados por los fondos FEDER y el Ayuntamiento de Salamanca gracias a las políticas de cohesión de la Unión Europea.

El alcalde Salamanca, Carlos García Carbayo, destacó durante la apertura del renovado Parque de Chamberí que hasta ahora era un espacio en desuso y de tránsito escaso, en estado de obsolescencia y deterioro. Gracias a esta intervención ha mejorado sus condiciones y redefine su uso y posición dentro de su entorno más inmediato, integrando mejor Chamberí y Los Alcaldes para formar parte de la vida social de ambos barrios.

A mayores, aprovechando su posición a las afueras de la ciudad, la altura y condiciones del teso, así como la poca contaminación lumínica de la zona, se ha habilitado un mirador con un punto de observación astronómica que sirva de atracción y generación de actividades de ocio. Para ello, contando con participación ciudadana, se han generado dos plazas, una en la zona norte y otra en la zona sur, situadas en las cotas más altas y rodeadas de una barrera vegetal.

De esta forma, se ha llevado a cabo no solo una regeneración urbana, sino también una regeneración de mayor trasfondo social. Además, esta zona ofrece diversas posibilidades educativas sobre el conocimiento de la historia de Salamanca, su evolución urbanística y su entorno natural.

Reforestación de zonas verdes

Durante la reforma del Parque de Chamberí se ha acometido una amplia reforestación de las zonas verdes, utilizando especies vegetales autóctonas y el control de especies exóticas invasoras. Árboles como el roble y la encina y arbustos como la jara y plantas aromáticas han generado un corredor verde natural y adaptado.

En total, se han plantado 145 árboles y 450 ejemplares arbustivos, cumpliendo con la Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde en Salamanca, aprobada definitivamente por el pleno del Ayuntamiento el pasado 5 de junio, que plantea la simbiosis entre medio ambiente y urbanismo.

Asimismo, se están tapizando los taludes con madreselva tras la instalación de mallas reforzadas que evitan el riesgo de desprendimientos. Además, se ha reformado la parte superior del talud sur junto a la calle Moisés, ya que presentaba deficiencias y peligro de desprendimientos inminentes.

Dos humedales para hábitat de especies animales

También se han creado dos humedales artificiales de aproximadamente 100 metros cuadrados que permiten la generación de biodiversidad en la zona. Esta agua contribuirá a crear las condiciones necesarias para el crecimiento de varias especies vegetales y la adopción del humedal como un hábitat para muchas especies animales.

Cabe recordar que la EDUSI Tormes+ recalca, desde diferentes puntos de vista, la importancia de estos ecosistemas y el agua circulando en ellos: desde el enfoque hidrológico (lo que conlleva el flujo del agua de un área a otra, como en sentido vertical con la recarga y descarga subterránea); y desde el aspecto biogeoquímico (en lo que hace al transporte y reciclado de nutrientes y como hábitat de especies animales y vegetales, incluso que están en serio peligro de extinción).

Para ello, se ha instalado una lámina impermeable con gravas, sustrato, rocas y plantas acuáticas (espadañas y juncos) que permiten la creación de un humedal, disponiendo de bocas de riego que faciliten su mantenimiento anual. Numerosas aves, así como pequeños animales, podrán utilizar rápidamente estos humedales.

Mejora de los accesos, paseos y alumbrado público

Finalmente, los trabajos llevados a cabo en el Parque de Chamberí han permitido mejorar el acceso al teso norte, donde se encuentra el mirador, y a la zona de merendero desde la calle Juan de Herrera mediante la creación de una escalera de madera.

Todos los paseos han sido reacondicionados, accesibles para las personas con discapacidad o movilidad reducida, repasando los drenajes, pendientes y escorrentías actuales para su durabilidad en el tiempo con un material que evita la presencia de barro una vez mojado.

Asimismo, se ha recuperado el alumbrado existente mediante la instalación de nuevas luminarias LED que permiten un consumo reducido, más eficiente y una baja contaminación lumínica, renovando el cableado con aluminio para evitar el vandalismo.